PIRATERIA DOMESTICA

Copiar no es robar. O sí. A ciencia cierta no lo sabemos, aunque por ahí queda como recuerdo ese mensaje que traen impreso todos los discos: “Prohibida la reproducción y radiodifusión de este fonograma”. El asunto de la piratería de discos es muy escabroso ya que se tocan intereses económicos de altos vuelos e involucra a toda una industria subterránea -bueno, ya ni tanto- con engranes muy bien engrasados y excelentemente bien renumerados.

El problema de la piratería es muy grande en algunos países (sobre todos asiáticos y latinoamericanos) ya que se dice que por cada disco original que logran vender las compañías a través de los canales autorizados, los piratas venden tres o cuatro así que imagínense si será o no un buen negocio. Por esto y mucho más, la industria musical está en contra de la piratería, sobre todo porque les ocasiona grandes pérdidas financieras, viola los derechos del propietario -el artista o productor- de la obra intelectual, generalmente proporciona al comprador una copia chafa del producto que va en deterioro con el trabajo propuesto por el artista y cosas así. Recientemente algunos artistas han participado en campañas cursis para buscar su erradicación mientras que otros reconocen que mucho del éxito actual de sus carreras tiene una base en la piratería (el caso de los mexicanos Café Tacuba es bastante ilustrativo).

Pero no vamos a tratar aquí ese engorroso asunto, lo que sí trataremos será la nunca bien ponderada piratería doméstica.

¿Qué? Bueno, déjame explicarte: al comprar un disco, obtenemos el derecho de grabar una copia que nos servirá de resguardo por si falla en algún momento el “original source”, o sea el disco que adquirimos en la tienda. Esta copia es -debe ser, hipotéticamente- para uso personal y privado (¿no la podemos prestar ni poner a nadie? Aquí me queda la duda, help me!). En fin, nuestro disco podemos regrabarlo en cualquiera de los formatos que se mencionan a continuación (of course, siempre y cuando lo tengamos a la mano).

1. Cassette (en los ochenta era la opción obvia a pesar de su tan odioso hisseo. Recuerdas ese anuncio: Is live or Memorex? que servía para ejemplificar la calidad del sonido. Pues eso).
2. DAT (Digital Audio Tape. Mejor calidad aunque su uso nunca fue muy extendido debido a las restricciones impuestas para su adquisición en USA).
3. DCC (Digital Compact Cassette. Algún listillo pensó: “¿Qué pasaría si mejoramos el cassette original…? I’m so sorry, my friends: “te’quivocates” dijo el ranchero. Obvio, tampoco tuvo gran penetración en el mercado).
4. Minidisc (Lo lanzaron a finales de los ochenta casi paralelamente con el DCC y no funcionó. En los noventa lo intentan de nuevo con mejor suerte, pero ahora simplemente es un dispositivo de grabación. Excelente calidad de sonido pero, el inevitable pero, es muy caro el minidisc portable. Je, yo tengo un Sony).
5. CD-R (Disco Compacto Regrabable. Producto informático de los noventa. Calidad digital, precio asequible y fácil de reproducir tanto en aparatos especiales como en la computadora).

Como ves, la tecnología está de nuestro lado.

Ahora bien, por qué tendríamos que copiar un disco si sabemos que la piratería es un delito penado por la ley y que chance por ello nos vayamos al infierno (hay que asustar a la gente, sino ¿dónde vamos a parar?).
Bueno, las razones son claras:
a) Porque el precio de los discos está por los cielos (esto debido a la gran cantidad de label managers, abogados y achichincles que tienen que pagar las compañías) a pesar de que su costo de producción es relativamente bajo.
b) Por que uno no puede comprar todo lo que sale al mercado
c) Por que en ocasiones sólo nos gusta uno o dos temas del disco (o, a ver cuates, mencionen por lo menos 5 discos que tengan en su colección que les guste completito).
d) Por que tu amigo del colegio tiene en vinil ese disco que tú nunca has podido conseguir y que, de seguro, nunca se editara en compacto.
e) Y.. muchas otras más de igual peso.

Uso creativo de la piratería doméstica

1. Es bien sabido que no todos los temas que contiene un disco son buenos, así que puedes escoger las mejores canciones del catálogo de tu grupo favorito y armar una recopilación de éxitos, b-sides, maquetas y rarities a tu gusto. Ah! Esfuérzate para que te quede bien killer.
2. Si tienes material discográfico que es imposible de conseguir en compacto (por ejemplo: un cajón lleno de singles que te gustan mucho, un concierto que pasaron por la radio o esa versión extra rara en flexi disc que no quieres tocar para no rayarla ni estropearla) es, como dicen en las misas, justo y necesario, nuestro deber y salvación hacerlo. AMEN.
3. Si deseas hacer compilaciones por género o estilo de tus canciones favoritas. Por ejemplo: Canciones Inéditas de la Movida Madrileña, Recuerdos del Glam-Rock, Punk or die: ’77 SOUNDS, El Techno-Pop no tiene la culpa o, The ye-yé sound took my baby away. Además puede servir como regalo con un toque personal muy nickel.

Piratería doméstica: ¿quién dijo que no se puede?

·Este texto debió aparecer en la revista PUB que se editaba en Los Angeles, California pero, el diablo metió la cola, y no se publicó nunca.

Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Páginas

  • CN SAYS




    Aquí nos encontramos los que escupimos y cupimos, los que dejan abierta la puerta y sonríen como farolitos. What’s happen now? [sic] Alguien tenía que poner on-line el cruel circo de anuncios fortuitos. Detonar la bomba, porque sí y porque ya no hay tiempo para agobiarse, la pena ajena nunca fue un pretexto, tan sólo un yield de liga intertextual. Una falsa esperanza. Cómplices, cercados, envueltos en celofán y cristal, arropados por la inconsciencia, bendecidos por el alcohol y esa cosa siniestra [voluntad propia]. ¿Vamos a explotar o qué? Necesitamos algo más que inseguridad, necesitamos dinamitar la ciudad. (Ubertrip, Moho 2003)


  • noviembre 2001
    D L M X J V S
    « Oct   Dic »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
  • MICROTEXTOS

    • Eras el rey del glam. 2 years ago
    • 328. Por ejemplo, hoy me siento enojado contigo, con la circunstancia de tu viaje sideral. Tsss 2 years ago
    • 327. Busco en la bandeja de entrada algún rastro de ti y me encuentro con un abrazo tuyo de finales de 2007. Lo tomo de nuevo. 3 years ago
    • 326. ¿Life goes on? ¿Qué prisa tienes en dejar de sentir? 3 years ago
    • 325. A empty Absolut bottle, una fila de hormigas, calcetines sucios. Alguien llora en el baño. No alcanzas a ver: alguien ha roto el espejo 3 years ago
  • Entradas recientes

  • Comentarios recientes

    rs on del viernes
    mercadeo en linea on Apropiacionismo poroso
    Frases Para Reflexio… on Mensajes post-irónicos
    rs on un anticipo de lo que ven…
    Elizabeth Fiusha on un anticipo de lo que ven…
  • Posts Más Vistos

  • Categorías

  • CN ARCHIVES

  • El pasado inmediato

  • Meta

  • LA ZONA FANTASMA radio show

A %d blogueros les gusta esto: