In-sound from way-out

La palabra secreta es, como en los anuncios clasificados porno, anything goes. El “todo vale”, un aparente relativismo cultural, el (re) descubrimiento con y sin afán irónico y/o explotativo. En nuestro retrovisor metamediático, los objetos se miran cada vez más cercanos; el tiempo de vigencia y retorno de las modas se acortan: cual bumerang todo se recicla, converge, se transforma vía pastiche o deconstrucción posmo, se funde, hace colisión.

El futuro fue ayer, las oposiciones binarias tradicionales (viejo-nuevo, in-out, original-derivativo) no sirven aquí: son estructuras a punto de caer, sueños de (in)seguridad y algo que nos recuerda el triste fracaso del estado de bienestar. Lo que marca la diferencia es la presencia o ausencia de las cosas: El pasado regresará mañana, nuestra nostalgia simbólica siempre está en ON; como refresco de cola «es lo de hoy».

En ese contexto, la música es el juke-box que nos instala por momento en un panorama de exótica felicidad, en un periodo despreocupado y fértil, nos da un ride por los márgenes y la periferia de nuestra juventud globalizada mientras se piensa en una fila de jubilados bailando a go go los últimos buenos tiempos. Lo que queda por hacer es escuchar la banda sonora para bachelor pads, lounge bars, ciudades dormitorios o luau patios; la sintonía post-everything para la moda no estandarizada (desde un punto de vista alternativo, la resistencia es la lucha por un nuevo modo de existencia).

Ante el estallido fragmentado (alusivo, elusivo, lo que frecuentemente se está recontextualizando) , la conexión casi total, el desarraigo de lo que está/estuvo en boga y el diálogo implícito en ello, los efectos del reconocimiento de tendencias y los enclaves de transición en el presente, un entender el flujo y las nuevas formas de vivir y sentir la música. Interacción dinámica que nos abre puertas al goce sónico en el que toda lógica es ambivalente, un código reversible basado en la fantasía y el deseo.

El DJ está tocando cha cha chas atómicos, big bands, pyschedelic electro-folk, loungecore, música de librería, samba housera, electric boogaloo, crooners goes calypso, the moog explosion, voodoo mambo, surf punk, la banda sonora de los 60´s más beat, hawaiian jazz, tribal funk, ye-ye, shake, french pop, psychobilly, old time boleros, novadub, bossa noise, techno retro futurista, new wave híbrido, experimental weird pop, rare disco stuff. Interacción dinámica que nos abre puertas al goce sónico en el que toda lógica es ambivalente, un código reversible basado en la fantasía y el deseo.

No, no es síndrome de “Oh, my gowd… ¡estoy escuchando música que le gustaría hasta a mis padres”. Tampoco es un estar de acuerdo con el sabor del mes impuesto por «la patrulla del buen gusto» o grupo de elite que insiste en el enfoque retroactivo de la música de punta. Contraatacando este argumento Rod Chapman, científico del loungecore, escribió a manera de manifiesto lo que creemos se ajusta para este rollo:

1. La música que escuchamos no es easy listening, es algo irreal ejecutado por músicos de sesión. A la hora de su almuerzo. Ah, eso no es nada irónico.
2. No es kitsch; es un estilo en hi fi inmune a la falta de sensibilidad de los tiempos de marketing. Es lo opuesto al déja vu más habitual.
3. Es la verdadera música ambiental, la que se escucha mejor con sensurround y un cómodo sofá, o en after hours de riesgo y diversión.
4. La división entre lo bueno y malo es tan sólo una construcción humana: la autenticidad ha sido sobrevalorada.
5. Esta es la banda sonora subliminal para TODOS nuestros ayeres (pasados y futuros).

El tiempo, tal y como lo concebimos, no existe: se viven mogollón de «AHORAS» simultáneos. Al creer en otros valores más allá del tiempo-espacio, la cuestión no es de volumen sino de intensidad; todo se expande y se multiplican las posibilidades al incitar el vuelo de la imaginación en una época post videoclip, el apelar a los sentidos y al desfogue lúdico, el (des)encuentro teórico de las industrias culturales con lo exclusivo y lo prosaico, la regeneración de estilos, los rizomas del sonido efervescente que nos cambió, una vez más, la vida.

Petula Clark cantando por enésima vez el “Downtown” ante un público de teenagers envejecidos; las tardes que se terminan leyendo Il Giaguaro o el “Incredibly Strange Music” editado por ReSEARCH Books; Stereo Total fagocitando a Salt´n´Pepa, Gainsbourg y KC & the Sunshine Band; las añoradas noches de Loungería videando en las pantallas a Mauricio Garcés y un puñado de chicas en búsqueda de aventura; las teorías de Baudrillard puestas en escena: todo es un simulacro que al momento de estallar dice adiós al porvenir espectacular. La música para films imaginarios de Arling & Cameron; el italian lounge beat party de Trovajoli, Alessandroni, Piccioni, Fidenco, Torossi y Bacalov; la sensibilidad sixties revisitada y revitalizada en clave twee pop de Saint Etienne o el catálogo Siesta; de Jobim a Nicole Conte en una remezcla; de la ideología del progreso tan propia de la space age al integrismo obscurantista más real que lo real; del Swinging London al mondo suburbia de one generation under a groove; de las propuestas de Bungalow, Darla & Emperor Norton al sueño comunista de audiogalaxy; de sucedáneos e impermeables; de los grandes éxitos del Festival OTI al cardigan lounge de Percy Faith; del Ennio Morricone 2001 a la locura sudamericana del Señor Coconut y su combo; de Wendy Carlos switched on Bach al agit-prop puesto al día por Babasónicos en fase Miami; del colorido cutresplendor Mike Flowers y/o Tamara al punk atack housero de Groove Armada. Un insaciable optimismo.

Loungecore fans, miembros de la Cocktail Nation, amantes del freakbeat, friends de la electrónica, exiliados del rock, sibaritas del all-time pop: Bienvenidos a l´decadanse.

Come as you are, Nirvana dixit, que la fiesta será a todo volumen.

Play list para una fiesta In-sound from way-out , Vol.1

1. “Perfidia”. Korla Pandit
2. “Something for cat”. Henri Mancini and his Orchestra
3. “Miniskirt”. Combustible Edison & Esquivel
4. “Joan of Arc”. OMD
5. “Vamos a caminar”. Cielo
6. “Beat-fox medley”. Klaus Winderlich
7. “I can see miles”. Lord Sitar
8. “Dream lover”. The Packabeats
9. “Drag beat”. Piero Piccioni
10. “Baronetti”. Alessandro Alessandroni
11. “Shu ba duba loo ba”. Serge Gainsbourg
12. “Porque te vas”. Jeannette
13. “Cheesynova”. Micromars
14. “Hallucinux”. Stereolab
15. “2300 Hawaii”. Yushinori Sunahara
16. “Carne, huesos y tú”. Ford Proco + DJ Max
17. “Limbeando”. Flow
18. “Daño”. La Prohibida
19. “Party Anticonformists”. Stereo Total
20. “The day after revolution”. Pulp

*Este artículo aparecerá en Tijuana Metro No. 2, revista de actualidad y otros rollos que tras un receso de varios años vuelve a editarse en la city.

Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Páginas

  • CN SAYS




    Aquí nos encontramos los que escupimos y cupimos, los que dejan abierta la puerta y sonríen como farolitos. What’s happen now? [sic] Alguien tenía que poner on-line el cruel circo de anuncios fortuitos. Detonar la bomba, porque sí y porque ya no hay tiempo para agobiarse, la pena ajena nunca fue un pretexto, tan sólo un yield de liga intertextual. Una falsa esperanza. Cómplices, cercados, envueltos en celofán y cristal, arropados por la inconsciencia, bendecidos por el alcohol y esa cosa siniestra [voluntad propia]. ¿Vamos a explotar o qué? Necesitamos algo más que inseguridad, necesitamos dinamitar la ciudad. (Ubertrip, Moho 2003)


  • noviembre 2001
    D L M X J V S
    « Oct   Dic »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
  • MICROTEXTOS

    • Eras el rey del glam. 2 years ago
    • 328. Por ejemplo, hoy me siento enojado contigo, con la circunstancia de tu viaje sideral. Tsss 2 years ago
    • 327. Busco en la bandeja de entrada algún rastro de ti y me encuentro con un abrazo tuyo de finales de 2007. Lo tomo de nuevo. 3 years ago
    • 326. ¿Life goes on? ¿Qué prisa tienes en dejar de sentir? 3 years ago
    • 325. A empty Absolut bottle, una fila de hormigas, calcetines sucios. Alguien llora en el baño. No alcanzas a ver: alguien ha roto el espejo 3 years ago
  • Entradas recientes

  • Comentarios recientes

    rs on del viernes
    mercadeo en linea on Apropiacionismo poroso
    Frases Para Reflexio… on Mensajes post-irónicos
    rs on un anticipo de lo que ven…
    Elizabeth Fiusha on un anticipo de lo que ven…
  • Posts Más Vistos

  • Categorías

  • CN ARCHIVES

  • El pasado inmediato

  • Meta

  • LA ZONA FANTASMA radio show

A %d blogueros les gusta esto: