de viaje 02

EL PACÍFICO ESCRIBE

A Balam, Carlos, Arturo & Ricardo, mis queridos primos pacifiqueños

Nuestras almas destellan. Brillan nuestros empeños,
Y somos otros sueños, y somos de otros sueños.

-Pessoa

Intro

El Pacifico escribe - libros

El Pacífico escribe - libros

¿Un encuentro de escritores en Acapulco? Suena a destrampe, no?  Sí y no. Sí, en el aspecto lúdico de conectar y (re)conocernos en el trabajo y en el sentir regional que nos atora sin permiso. No, en lo que se asume como “el comportamiento habitual del escritor mexicano”. Fuimos a  participar, a leer(nos), a hacer más estrechos esos vínculos amistosos y estilísticos que, sin duda, existen.

No me pregunten si este viaje fue turístico (no, no lo fue). No era la intención, no era el timing. En lo personal, me hacia ilusión asistir porque quería saber que se está cocinando en el rollo literario, que lenguaje se está utilizando y, sobre todo, que escritores podría admitir como compañeros de viaje. De eso y más cosas se escribe aquí.

pd: Mil gracias Blanca, Citlali & Jeremías.

 

Miércoles 23. Todo está lejos de ser lo que se dice (1)

1. Tras la visita furtiva al DF y sentir en cuerpo-mente los estragos del after-Rockampeonato (¡maldito ron!), el viaje se antojaba algo difícil y cansado. El stop obligatorio en Toluca, la espera de casi tres horas, el avión que no podía salir por un problema en los toboganes y el capitán, algo turbado, disculpándose pero remarcando la preocupación de su compañía por la seguridad de nosotros (A.K.A. “los pasajeros”). Diez minutos después, ya sobrevolábamos el cielo con destino a Acapulco.
2. Apenas llegué me recibió el golpecito de calor húmedo. No tan fuerte como el de Hermosillo pero si mucho más líquido y pegajoso. Umm, problemas, pensé. Como siempre ocurre, anoté mal los teléfonos de los organizadores pero, je je, mi memoria de resguardo me salvó. Le hablé a Citlali Guerrero, quien me dijo que ya iba por nosotros. ¿Nosotros? pensé.
Ella me informó que ahí en el aeropuerto estaban otros tres participantes del encuentro. No le entendí muy bien quienes eran pero di un ligero paneo con la mirada desde la entrada hasta el área de espera y ahí vi a tres tipos, sentados, bebiendo algún refresco y platicando entre ellos. No reconocí a ninguno, así que espere solo a que llegará por nosotros.
3. Los tres desconocidos resultaron ser Ernesto Lumbreras, Jesús Ramón Ibarra y Ricardo Solís. Citlali nos contó, mientras enfilábamos al hotel, los pormenores del tráfico, algunos datos acerca de lo que íbamos observando en el camino, del personal que ya había llegado. Ella no recordó que nos habíamos conocido en aquel mítico encuentro de jóvenes escritores que organizó el Cecut con la UNAM en 1997; luego me tocó admitir que yo no me acordaba de que ahí mismo había platicado con Solís. Ay memoria nuestra, eres un desastre.


4.  El calorcito ya anticipaba que iba a ser mi tortura los próximos días. Estoy acostumbrado a climas extremosos (los microclimas de TJ son así), pero no a una humedad tan alta (¿podremos ahora sí echarle la culpa al cambio climático de nuestros traseros sudorosos?) Después de un apretado trayecto, llegamos a  Los Flamingos, el hotel elegido. Está situado en el área vieja del puerto, en la parte alta de Caleta. Perteneció al famoso Tarzán hollywoodense; bonito, en onda cool rústica.

5. Me tocó de roomate Ricardo Solís. Nuestro cuarto -el nueve- daba justo frente al mar, una vista preciosa. Tras dejar la maleta, salimos rápidamente a la sede del evento, la Casona de Juárez en el centro histórico de Acapulco. En el lobby, me encontré a Boo. Fue muy chistoso abordar el camión que nos llevaría al lugar: tenía una leyenda de transporte para personas con capacidades diferentes.  Sí, los escritores son así.

6. Antes, algunos pasamos a comer. No me pude aguantar las ganas de probar una Yoli, la bebida regional. Luego, ya en la Casona de Juárez, esperamos un poco a que fuera oficialmente inaugurado el encuentro. Para ese entonces ya había hecho nuevos amigos, entre ellos Mr Arturo Soto de Peña from Tepic (en broma, empecé a decir que era “el primer escritor de esa ciudad que conocía”. Pensándolo bien, me di cuenta que era cierto). La tardanza se debió a que esperaban la llegada de my friend Mónica Nepote (del Programa Cultural Tierra Adentro). Finalmente, se decidió dar comienzo sin ella -su vuelo estaba retrasado- y así dar inicio a las actividades de la tarde-noche. En tanto eso ocurría, fui por la primera de las muchas paletas de limón y tamarindo que compraría durante mi estancia (deliciosas, con un sabor natural; nada que ver con las que nos venden en Tijuas).

7. La primera de ellas fue la presentación del libro Cantalao de Álvaro Solís a cargo de Alí Calderón y Carlos Ramírez Vuelvas. Alí describió el trabajo de Solís como uno de los poetas más representativos de la actual generación de poetas nacionales; CRV fue más mesurado sin dejar de reconocer la enorme valía del autor. Solís leyó fragmentos de su poemario (más tarde me daría un ejemplar, thanks pal).
Es curioso lo que pasa en la mente del que asiste a una presentación poética. ¿Es el sexo el único tema de los poetas? Eso pensó una señora tras escuchar a Esaú Hernández, Jesús Bartolo Bello y  Carlos F. Ortiz, quienes participaron en la primera mesa de lectura. Y no, lo suyo no fue puro sexo, también hablaron de otras cosas (je je).


8. De ahí a la cena, desde esa noche tomamos poseción de la parte lateral izquierda de la mesa (aka, al fondo, cerca de los baños) y ya no dejamos que nadie nos la ganará. En el zócalo había un parizón que incluía un espectáculo de payasos, un dj tocando pop music, unos danzantes aztecas (todo al mismo tiempo). Esa noche pude platicar un rato con Mónica (de libros, viajes y talleres, entre otras cosas que sí puedo contar, je je); tras la cena pasamos un rato al Bar de Puerto por chelas y una buena charla.  Una hora después tomamos un taxi al hotel.


9. Antes, je je, habíamos pasado al Oxxo -nuestro equivalente al McDonalds warholiano- por chelas y munchies. Ya en el hotel, estuve platicando un buen rato con Boo, Juan Pablo, Arturo y más que cayeron por ahí más tarde. Esa noche fue la que descubrimos a los mapaches malandros, la comodidad de las hamacas, la noche cálida del pacífico sur. Al terminarse las chelas, todo se fue a dormir (Mr Arturo terminó casi peleando con los mapaches malandros que querían las bolsas de chicharrones).
10. Ya en la habitación me puse a leer el libro Olvidados y excéntricos que compila el trabajo de poetas y narradores from Michoacán. Ah, también maté un pequeño alacrán en el baño (eso me hizo recordar que estaba en un ambiente esplendorosamente  natural y salvaje). Un poco más tarde, llegó RSolís my roomate, charlamos acerca de buten things -la vida, la familia, el trabajo, el periodismo, la literatura- hasta casi las 2am o algo así.

Reflexión antes de dormir: Es curioso como se dan las cosas. Mi capacidad de adaptación es todavía muy aceptable, la charla sigue una de las mejores formas de conocer gente.  Uno “es” y lo demás, como siempre he dicho, no importa gran cosa. Lo mío, je je, son los good times.  

Jueves 24. No la bitácora sino El diario de los Sueños (2)

11. Temprano a desayunar. Algo nervioso por la charla (soñé con el contenido de la misma; lo de taller ni siquiera lo intenté poner en papel). Cuando llegamos a la Casona ya tenía en claro un puñado de ideas. Hablé un poco de las narrativas digitales, del blog al micro.txts en twitter, de la importancia del flujo musical en mis escritos, de las preguntas que me hago al momento de escribir y qué creo que cualquier escritor debería hacerselas, del compromiso del mismo como difusor de cultura y motor de cambio social, de la escritura como comunicación y algo más. Una ronda de preguntas y aquello había sido (gracias, gracias).  BTW, me entrevistaron para los diarios SUR y Novedades Acapulco.
Después vendrían las mesas de lectura de poesía (un par, de ahí me gusto el trabajo poético de Balam Rodrigo, JM Martín).  Después de comer, esa tarde me tomé la foto con el Pacífico de fondo (lo más cerca que estuve de la playa).

12. En el hotel, Boo me dejo checar mi email (un par de minutos, no tenía ganas de entrar en rollos y preocuparme por cosas que no podría solucionar a distancia). Fui un rato a la alberca con Mr Balam Rodrigo & Mr Carlos Ramírez Vuelvas, a quienes conocí en el pasado encuentro de escritores en Mexicali, y ahí cayeron como tromba Jesús Bartolo, Charly F. Ortiz, Erick Escobedo &  Ángel Carlos Sánchez. Un par de chelas, el sol acapulqueño dándome en la cara, mucha carrilla literaria y chistes albureros.
  

13. A las 5pm, bajamos otra vez a la Casona. Después de pasar por mi ya habitual paleta,  escuché con atención la conferencia Literaturas regionales a cargo de Élmer Mendoza. Bien, pero muy muy corta (sí, me hizo gracia eso de que nuestra obra máxima, El Quijote, es la que arranca eso de las literaturas regionales). Lo saludé y platicamos un par de minutos, ya no lo volví a ver en el encuentro.
14. Mr Balam & Mr CRV me convencieron para “pintearme” la presentación de Blanco Movil e ir a comer a Tortas Ricardos (sí, como la cadena tijuanera). Una de jamón con queso, sin onions (please). Se me ocurrió decir que no comía cebolla por razones estéticas (carrilla, carrilla). Luego expliqué lo que ya he posteado aquí about the onion thing. Compartiendo la mesa estaban Bartolo & Charly.  Ahí fue cuando sentí que estaba en casa.


15. En la casona era turno de la cuarta mesa de lectura de poesía. Participaron R. Solís, Oscar Wong (wong wong), Ernesto Lumbreras y Jeremías Marquines (uno de nuestros anfritriones); el moderador  fue José Dimayuga (en sustitución de Jorge Souza, que llegaría un día después). Buten cool, fue una de las mesas que más me gusto. JM Martín estaba fascinado por conocer la obra de Solís y Marquines.  Ahí conocí a Paul Medrano, amigo de Amaranta Caballero.
 acapulco rocks
16. Pasamos a la cena, más risas y carrilla (esa noche en el zocalo había otra variedad, música baladesca y etc). Me invitaron a ir a la tele a una entrevista pero quería estar en lo de Vite así que no fui (luego me arrepentí cuando JM Martín me dijo que estuvo muy bien).

En el Bar del Puerto atestigüé la caótica pero muy divertida presentación del libro De oscuro latir de Federico Vite (a quien conocí y no veía desde aquel encuentro en Monterrey hace un par de años).  Charly F. Ortiz hizo de las suyas y nos dio algunas de las mejores frases del encuentro (Si leí el libro, bueno, no lo leí todo, sólo tres cuentos, pero es que me lo entregó hoy…)

Charlé buen rato con Mr JM Martin, con Edgar Pérez. Él y Charly me comprometieron a escribir el prólogo del libro de EP (ah, me convencieron cuando harían lo imposible por traerme a la presentación. O algo así). Contrario al fiestero habitual que soy, decidí acompañar a Boo al hotel (ni modo, el golpe del martes y el cansancio de semanas me obligaron a hacerlo. No dejar que se fuera al hotel sola fue la perfecta excusa para escapar la oferta de paseo inmoral). 
17. Prendí la tele (las últimas noticias, informerciales) como ruido de fondo para leer Cantalao y Ficticia. Otra vez ganó el cansancio y me quedé dormido, en eso estaba cuando me despertó el heavy noise que hacía una pareja francesa en el segundo piso. Una escenita con empujones, tristes murmullitos de “pardon me, pardon me” por parte de la chica y la voz tronante y ajerosa del tipo. Duraron en eso una media hora.
Sí, si salí a ver donde era el escándalo pero no fui el único, también Ángel Carlos Sánchez, mi vecino, salió a ver que onda. Por andar de metiche, un par de mapaches -si, los mismos de la noche anterior- casi logran  colarse al cuarto (clarito les ví las intenciones de cerrarme la puerta y dejarme afuera, pero les gané). A eso de las 4-5am llegó Ricardo Solís, drunkie drunkie.

Reflexión antes de dormir: Contar la vida es ficcionalizarla. Los detalles mínimos nos retratan casi por completo. El humor, dicen, nos hará libres.

Viernes 25. Nada nos pertenece si no es la Maravilla (3) 
18. Desayuné junto con Mr Balam & Mr CRV & Mr ASP & Mr RSolís, Boo llegaría tarde y ya no alcanzaría a hacerlo. La primera actividad era la charla de poesía de Ernesto Lumbreras. La escuché a distancia, pegado al ventilador y disfrutando de una paleta de limón. Fue curioso ver como algunas de mis preocupaciones eran las mismas de las que hablaron en sus charlas Élmer Mendoza y Lumbreras (o sea, no estoy tan errado en mis apreciaciones, eh).

  
19. La quinta y sexta mesa me las perdería. Mr Jeremías Marquines -grande, grande- nos invitó a Mr CRV, RSolís, Lumbreras y a mí al Bar Chico, regenteado por un viejo gallego y donde se comen los mejores morritos -espinazo del pez vela- de la región (además, Mr EE me trajo una torta del Ricardos).  Ahí despedimos a Mr RSolís (estamos en contacto, my friend).
Fuimos por un par de chelas y nos quedamos como 3 horas. Mr JM nos contó algunos pormenores de los bares de la región (y la verdad, si me dio algo miedo), la historia del lugar y de Benito su dueño, de la situación violencia-corrupción en la región y de pasadita, me regaló su libro Duros pensamientos zarpan al anochecer en barcos de hierro (ey, me encantó el libro, pal). Podría haberme quedado ahí más horas pero reconociendo lo atascado que soy con la comida y la bebida decidi poner tierra de por medio (con el calor húmedo, aguanto menos y me canso rápido).
19. Con Mr CRV pasé a internet a imprimir lo que iba a leer esa noche. Todavía nos animamos a tomar un par de cervezas más en el bar del hotel, mientras platicamos de buten cosas de esas que hablan los amigos cuando tienen años de conocerse (friend forever, pal). El Pacífico produce encuentros así.
De ahí, a cambiarnos y bajar de nuevo para estar en la presentación de la revista Alforja. A pesar de nuestros intentos, llegamos tarde (sniff sniff). Lo que siguió fue la conferencia Problemas de difusión de las literaturas regionales de Luis Tovar, que resultó muy polémica por sus descalificaciones a la cultura blogera y etc.  Me dio tremenda weba participar en el debate (sí, muy 2002 para mí). Entre mesas, me comentaron que nos habíamos perdido la visita de cortesía que hizo el alcalde Félix Salgado Macedonio a la hora de la comida (ni modo, yo sí me hubiera sacado una foto con él).  

leyendo en la casona
leyendo en la casona

19. Showtime. En la séptima mesa de lectura estuvimos Judith Solís, José Dimayuga -great, great-, Edgar Pérez -genial su voz de actriz porno- y su servilleta (moderó Juan Pablo Rochín fom La Paz BCS). Leí una versión de Lo que hemos perdido, un relato que trata del clima de violencia y corrupción, nuestra apatía cotidiana, la despreocupación clasemediera, aderezada con mis infaltables citas a la cultura pop francesa. Siempre ocurre: cuando escuché la participación de los demás escritores me pregunto porque no narro así, me entra cierta sensación de disconfort que no sé controlar muy bien todavía. No es que dude de la validez de mi trabajo -je, soy mi más grande fan- pero como que no checaba en el contexto de la mesa (sí, ese feeling de outsider que me persigue sin yo pretenderlo). 
Mr ASP me dijo que leí muy rápido, ya ni le comenté que diera gracias que pude leer. Cometí el error de imprimir el texto a renglón seguido, con letra 12 y pues… creo que necesito urgentemente gafas de aumento.

20. Cenamos con cierto apuro porque queríamos estar en la presentación de Aviso de Ocasión de Jesús Bartolo en el Bar del Puerto. Otra vez Charly F Ortiz hizo de las suyas (aunque ahora SÍ leyó el libro). Muy divertida la presentación (Mr JB me regaló el book).


21. Con el calorcito decidimos seguir la fiesta en el hotel, antes pasamos Mr Balam & Mr CRV & me al Sanborns por un domino (sí, we´re game freaks).  Me encantó la teoría del vago que nos contó Mr Balam (sí, yo soy uno de esos). La idea era estar un rato en la alberca y luego, pasar al juego. Nada, cuando llegamos un guardia ya había mandado a un contingente de escritores de regreso  a sus habitaciones (ni modo, la alberca cerraba a las 10pm). Me quedé un rato ahí pero decidi que era mejor opción la del juego (más tranquila, más de charla de compas).
22. Empecé ganando como diez juegos al hilo, luego le tocaría el turno a Mr CRV de arrasar con todos. Éramos cuatro (Balam, CRV, Charly & me) y la reta (Erick Escobedo). Estuvo muy divertido (“excelente”, acotaba a cada rato Charly).  Los moscos se dieron vuelo con mis blancas piernas (conté 62 piquetes, malditos!). Sí, la culpa de nuestro sudoroso trasero es del cambio climático. Ahí estuvimos hasta las 3 am pasadas, very good times.  BTW, Mr Edgar Pérez paso a mostrarnos un escorpión tamaño gigante que se encontró en sepa Buda que habitación.
23. Esa noche alguien me comentó que en mi charla del jueves hablé mucho de Mr Yépez, que mejor hablará de mi obra. No lo dije pero lo pensé: muchas de las cosas de las que hice referencia son temas que Hache y yo discutimos en nuestras pláticas. Prefiero mil veces hablar de mis amigos y de lo que hacen que citar trabajos de gente que no conozco y ni siquiera entiendo. En una frase, cuando menciono a mis amigos y su trabajo, estoy hablando irremediablemente de mí. Yo soy mis amigos

Reflexión antes de dormir:  La vida es un tamarindo, antídoto para eyaculadores precoces. Dudar es de humanos, no sentirse encajanado en un estilo/tendencia/canon  es lo que nos mantiene vivos.  La vida aventurada es tan maravillosa.

 
Sábado 26. ¡Por los buenos tiempos, chicos! (4)
25. En el desayuno platiqué un rato con la gente de prensa (me pedían mi opinión acerca de lo que dijo Luis Tovar de los blogs y etc.) Algo sonriente les comenté que ese debate sobre la legitimidad de la literatura blog y etc lo había tenido “en el 2002”. Mr ASP grabó en video al personal diciendo su nombre y email (“es que olvido las caras y sólo recuerdo los nombres”).


26. De ahí, a la casona para escucha la presentación de Editorial Calamus y la revista Luna Zeta (from Oaxaca). Por cierto, a Luis Manuel “Calamus” Amador lo conocí en El Central el año pasado; ya de pasadita, me compré dos libros de su colección de poesía y ensayo. La siguiente mesa estuvieron Juan Pablo Rochín (que leyó un relato de su libro ), Arturo de la Sota Peña (con sus cuentos Heidi, je je) y Julio Zenón.  Por otra parte, la charla acerca de la Literatura de las Bajas Californias de José Mario Martín rockeo (super entusiasta, con muchos datos y ofreciendo una mirada panorámica de la actualidad literaria from BC). En siguiente mesa estuvieron CRV, Luis Manuel Amador, Claudia Gámez & Grissel Gómez.

27. De la comida directamente al hotel (antes busqué en algunos puestos los periódicos del día anterior para mi archivo personal). Quería -como casi todos- aprovechar y meterme un rato a la alberca. Boo & Mr CRV intentaban enseñarme en rápidas lecciones a nadar (ni modo, avances mínimos, qué decir). Sin embargo, me divertí tanto en el intento que casi olvidaba que tenía que estar de moderador en la última mesa del encuentro. Con el tiempo justo para bañarme y cambiarme, salí de la alberca.

28. Una sorpresa, la mesa estuvo al punto. Me gusto mucho el trabajo de Iris García (yeah, por fin una buena narradora con temas cool), Federico Vite (otro texto tristón, que también me latió buten), Andrés Acosta (que leyó un fragmento de su novela Doctor Simulacro) y el poeta Jorge Souza.  La buena literatura reconforta, mil gracias.

29. La conferencia Realidad y perspectiva de las literaturas regionales de Sealtiel Alatriste la sentí fuera de sitio (y no fui el único). Parecía que había sido redactada para otro encuentro y sólo le había añadido dos párrafos para incluir el tema de este encuentro. Una lástima (fue entretenida pero no relevante). La sesión de comentarios fue algo extensa y repetitiva en los argumentos, así que perdí el interés en ello.
30. Luego vino la clausura a cargo del propio Alatriste, la Dra. Blanca Reina Aguirre, directora de Cultura, y Citlali Guerrero (coordinadora del encuentro).  Hasta el próximo año, Acapulco (mientras tanto, el Pacífico seguirá escribiendo).  Una rara sensación de tristeza empezó a invadirme (saudade? algo así).


31. Boo, Balam, CRV y yo fuimos por tortas. Luego pasamos al Bar del Puerto para la cena-despedida (deliciosos esos tamales de pollo en salsa verde y mole). Después de la ronda de abrazos, intercambio de emails y fotos, nos dirigimos al hotel para otra ronda de domino games. En el cuarto de Boo encontramos un extraño visitante (Mr CRV se encargó de expulsarlo).

32. Esa noche se unieron Ángel Carlos & Boo. Estuvo cool, muchas bromas y cierto desespero (je je, me encanta esa palabra). Despedimos a Balam, seguimos jugando hasta pasada la 1am.

Reflexión antes de dormir:  Uno debe aprender a disfrutar esas pequeñas rafagas de felicidad, esos fortuitos encuentros con personas que, sin saberlo ni esperarlo, entran a formar parte de nuestra vida. Una red social, la literatura como link, las posibilidades infinitas del lenguaje de la amistad. 

 
Domingo 27. Te digo esto porque fue un rumor, sólo un rumor la lluvia (5)
33. De regreso al cuarto. Sin poder dormir escucho a lo lejos el ruido del mar. Veo informerciales de cosas que nunca compraré. Hago la maleta, pongo música -Sigur Ros, Lemuripop, Celentano- que me permite hojear tranquilo los libros que me regalaron.  Me vencé el sueño a eso de las 3am.
Despierto sobresaltado. De reojo, veo en la esquina superior derecha del cuarto un pequeño cangrejo. Ya no puedo dormir. Me levanto, apenas las 4pm. Leo un par de poemas de Pessoa y me doy cuenta que tengo el tiempo justo para bañarme y salir al lobby (Boo arregló que el taxista pasará por nosotros al punto de las 5am y que sólo nos cobrara 200 pesitos). Cuando abandoné la habitación, me encontré en uno de los pasillos a Edgar Pérez con la fiesta encima.
34. El taxista nos fue contando acerca de los nuevos fraccionamientos, los antros de moda, los famosetes que iban a tal lugar, las zonas VIP y etc.  Sin tráfico de por medio, llegamos rapidísimo al aeropuerto. Ahí esperamos una hora a que saliera el avión. Fui haciéndole bromas a Boo todo el camino.
35. Después de aterrizar el capitán anunció “Bienvenidos a Toluca”. Todos en el avión nos reímos.

—————-
Citas-Títulos
1) En Un más entrar apenas de Ricardo Solís (Cantausar, Ediciones La Rana 2007)
2) En Silencia de Balam Rodrigo (Silencia, Conaculta Chiapas 2007)
3) En Mira la campana de Carlos Ramírez Vuelvas (El Poeta ebrio y otras tormentas de verano, Ediciones MonteVenus 2007)
4) En ¿De qué hablamos cuando hablamos de un hijo? de Federico Vite (De oscuro latir, Anaquelcuento 2008 )
5) En Duros pensamientos zarpan al anochecer en barcos de hierro de Jeremías Marquines (Universidad Autónoma de Tabasco, 2002)
 

 

Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

6 comentarios

  1. Ah, que rica playa!
    Que envidia.🙂

    Responder
  2. ROCHÍN

     /  agosto 4, 2008

    auch. qué aliento, mi buen. ya lo copié y lo leeré completo, jejejej

    Responder
  3. Men le faltó una foto mía, creo que hubiera puesto su crónica al nivel para el Times, el País, o ya de perdida un periodicucho de tercera de por acá.
    reciba un abrazo y espero verlo pronto por estas tierras que ya son de usted también.

    Responder
  4. rafadro

     /  agosto 4, 2008

    Saludos,
    M, ni chance de disfrutarla. Pero vuelvo, je je, en noviembre. Entonces, entonces…
    Rochín, a ver si es cierto, je.
    COF, ni modo, eso le pasa por no llegar temprano a los eventos. Pero creo que si sales, aunque difuso (je je).

    gracias por su visita y vuelvan pronto que aquí estarán letras e imágenes para darles siempre la bienvenida.

    Responder
  5. rochín

     /  agosto 6, 2008

    así es. listo. gracias por las fotos. los comentarios son muy atinados y me parece que en sudcalif no estamos tan atrasados como creía, aunque literalmente sí seamos una isla cultural y moral, ja. con calorccito, nos vemos a la vuelta

    Responder
  6. rochín

     /  agosto 6, 2008

    rafa, hermano, te pido un favorzote, si se puede, claro, que me consigas el correo de Paty Blake, si lo tienes, o blog, si tiene. me encantaría ponerme en contacto con ella ya que fue poco lo que pude platicar o saludarla a ella en Acapulco, je. pues tan sólo la agredí con un librito mío. de antemano, saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Páginas

  • CN SAYS




    Aquí nos encontramos los que escupimos y cupimos, los que dejan abierta la puerta y sonríen como farolitos. What’s happen now? [sic] Alguien tenía que poner on-line el cruel circo de anuncios fortuitos. Detonar la bomba, porque sí y porque ya no hay tiempo para agobiarse, la pena ajena nunca fue un pretexto, tan sólo un yield de liga intertextual. Una falsa esperanza. Cómplices, cercados, envueltos en celofán y cristal, arropados por la inconsciencia, bendecidos por el alcohol y esa cosa siniestra [voluntad propia]. ¿Vamos a explotar o qué? Necesitamos algo más que inseguridad, necesitamos dinamitar la ciudad. (Ubertrip, Moho 2003)


  • julio 2008
    D L M X J V S
    « Jun   Ago »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • MICROTEXTOS

    • Eras el rey del glam. 2 years ago
    • 328. Por ejemplo, hoy me siento enojado contigo, con la circunstancia de tu viaje sideral. Tsss 2 years ago
    • 327. Busco en la bandeja de entrada algún rastro de ti y me encuentro con un abrazo tuyo de finales de 2007. Lo tomo de nuevo. 3 years ago
    • 326. ¿Life goes on? ¿Qué prisa tienes en dejar de sentir? 3 years ago
    • 325. A empty Absolut bottle, una fila de hormigas, calcetines sucios. Alguien llora en el baño. No alcanzas a ver: alguien ha roto el espejo 3 years ago
  • Entradas recientes

  • Comentarios recientes

    rs on del viernes
    mercadeo en linea on Apropiacionismo poroso
    Frases Para Reflexio… on Mensajes post-irónicos
    rs on un anticipo de lo que ven…
    Elizabeth Fiusha on un anticipo de lo que ven…
  • Posts Más Vistos

  • Categorías

  • CN ARCHIVES

  • El pasado inmediato

  • Meta

  • LA ZONA FANTASMA radio show

A %d blogueros les gusta esto: