entrevista CN 02

Juan Carlos Reyna beats his heart out

juan carlos reyna

Esta semana CN entrevista a Juan Carlos Reyna, escritor y crítico de arte,  con motivo de la reciente edición de su libro “La(s) estética(s) de la mundialización (ICBC 2009).

LA ENTREVISTA CN

1) Por qué crees todavia un sector amplio de los tijuanenses NO aceptan el lado oscuro de la city? Qué está en juego o simplemente es un asunto de doble moral o falsa ingenuidad de cara a la Media? Quienes no aceptan ese lado oscuro son quienes no quieren hacerse responsable de esa parte de su tijuaneidad. La hiper mediatización de la violencia, especialmente por medios locales como Frontera y ZETA, tiene el efecto de hacer inofensiva esa realidad: la vuelve siempre responsabilidad de aquellos que no son parte de nuestro mundo cotidiano. El Otro, encarnado en la lejanía de la Zona Este de la ciudad, es sacrificado para expiar nuestras verdaderas culpas. Ya no es cómo antes, que el narcojunior y su narcotráfico permeaba hasta las clases pudientes de la sociedad. A pesar de que sí sigue (y aún más que antes) siendo parte de todo el conjunto, los medios insisten en espectacularizar una realidad que termina escindida de la psique.

2) Qué hacer cuando los ídolos de juventud se mueren? Ponerse a llorar o buscarse otros? Ponerse a llorar, por supuesto. No estoy seguro que puedan reemplazarse. Por el contrario, sí estoy seguro que merecen rendirles luto.

3) Si las opciones son a) Arte y política o b) Sexo y religión, ¿a qué te apuntas? Arte y política. El sexo y la religión no son fenómenos de fiar. El arte y la política se pueden, incluso, reinventar.

4) En términos concretos, ¿Qué es ser un Resistente? Y a qué se debe o puede resistirse en el escenario socio-político actual? La resistencia me parece una actitud sumamente digna. Pero yo no podría considerarme un resistente. Resistir es condenarse a sufrir, de antemano, los padecimientos del oprimido. Ya no puedo darme el lujo de entender la política como una sucesión de sacrificios: creo en la posibilidad de un activismo viral y rizomático que habite zonas intersticiales más que marginales. El mundo contemporáneo nos lo echa en cara todos los días: cada vez es más difícil distinguir a los buenos de los malos.

5) Las estéticas de la mundialización es el título de tu libro más reciente, ¿tendremos que aceptar que el trasiego de influencias y referencias como la única salida o hay alternativas para deslindarnos de los problemas que agobian a la sociedad contemporánea? El tráfico, cierto, es el principio que rige nuestra contemporaneidad. El tráfico de droga, personas y armas, fuerzas laborales, capitales monetarios y simbólicos -entre muchas cosas más-. Ello nos reta a entender el mundo más allá de los paradigmas típicos de la modernidad y el progreso. Ello puede condenarnos a ser víctimas del trasiego y la referencia y, por ende, vivir en la neutralidad. En casos extremos podríamos, incluso, terminar exterminados. Intentaré robarme una enseñanza zen para explicar mi alternativa: renunciemos a todo aquello que nos identifica. Vayamos más allá de la identidad. Resistir es también resistir al cambio. Ya lo dijo Bruce Lee, uno de mis ídolos de juventud: become water, my friend. No puedo pensar en una política más activa.

Fragmento de su libro La(s) estética(s) de la mundialización:

“La primera mimetización de David Bowie ocurre en las inmediaciones de Londres en 1962. Dos segundos antes recibe el puño de un hombre escuálido en su barbilla.
Una chica pálida y de cabello oscuro mira desde lejos cómo los nudillos se impactan luego en sus pómulos, provocando un caño de sangre que adquiere el color del chocolate.
El ojo de David Jones ha quedado permanentemente dilatado, como el de un reptil, como el de un maldito camaleón.
George Underwood, el agresor, piensa en ilustrar las portadas de los dos primeros discos de su víctima. Jones, convertido a Bowie (lo más parecido a Joey), pierde el sentido de la percepción y, desde entonces, el lado izquierdo del mundo será advertido de color café. Café la sangre que terminó secándose en el suelo de Bromley, en Kent, a sus quince años de edad.
En su Tríptico Walter Brothers (1997), el efecto de la golpiza se reproduce sobre seis fondos que no logran provocar reacción en un ojo visiblemente lesionado. El ojo se repite debajo de tres radiografías. La vista, el sentido por el que se percibe la forma del mundo, no conoce a aquellos que nos rodean. Como los colores, todos son ajenos a nuestras intenciones.”

La(s) estética(s) de la mundialización

Juan Carlos Reyna (Tijuana, 1980) trabaja en los límites entre la música, literatura y crítica. Escribe en el suplemento El Ángel, de periódico Reforma, así como y las revistas Letras Libres, Gatopardo, La Tempestad, Blink, El Perro, Picnic y el semanario Día Siete. Tiene estudios de postgrado en Teoría Crítica y es columnista de la revista Deep. Como músico toca con el Colectivo Nortec, así como del híbrido Tijuana Sound Machine. Su libro de ensayo La(s) estética(s) de la mundialización le valió el Premio de la Bienal Estatal de Literatura del 2008. Vive en Ciudad de México.

More info: www.juanreyna.blogspot.com/

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Páginas

  • CN SAYS




    Aquí nos encontramos los que escupimos y cupimos, los que dejan abierta la puerta y sonríen como farolitos. What’s happen now? [sic] Alguien tenía que poner on-line el cruel circo de anuncios fortuitos. Detonar la bomba, porque sí y porque ya no hay tiempo para agobiarse, la pena ajena nunca fue un pretexto, tan sólo un yield de liga intertextual. Una falsa esperanza. Cómplices, cercados, envueltos en celofán y cristal, arropados por la inconsciencia, bendecidos por el alcohol y esa cosa siniestra [voluntad propia]. ¿Vamos a explotar o qué? Necesitamos algo más que inseguridad, necesitamos dinamitar la ciudad. (Ubertrip, Moho 2003)


  • julio 2009
    D L M X J V S
    « Jun   Ago »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • MICROTEXTOS

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • Entradas recientes

  • Comentarios recientes

    rs en del viernes
    mercadeo en linea en Apropiacionismo poroso
    Frases Para Reflexio… en Mensajes post-irónicos
    rs en un anticipo de lo que ven…
    Elizabeth Fiusha en un anticipo de lo que ven…
  • Posts Más Vistos

  • Categorías

  • CN ARCHIVES

  • El pasado inmediato

  • Meta

  • LA ZONA FANTASMA radio show

A %d blogueros les gusta esto: