De revistas y prensa musical

Hace unos meses el periodista Juan Carlos HIdalgo me pidió mi opinión sobre la prensa musical mexicana para un artículo que saldría al respecto en el número 100 de la revista Marvín. Sólo se coló uno de mis respuestas en el texto final. Aquí van mis respuestas.

 

¿Qué revistas de rock hechas en México recuerdas? Mi primer acercamiento con la prensa musical mexicana fue a principios de los Ochenta. De esa primer época recuerdo comprar con relativa frecuencia Acústica, Sonido y Conecte. Luego, haciendo arqueología conseguí ejemplares de Pop, La Piedra Rodante y México Canta, entre otras reliquias de los early 70.
En mi colección tengo casi todos los ejemplares de La Mosca en la pared, La Banda Rockera, Marvin, la primera época de Rolling Stone México, No Cover, At/syber, Ruido, Sonika, Nuestro Rock, Lengua, Switch, Codice Rock, El Perro Salado y muchas otras que sólo editaron un par de números.
Mis revistas mexicanas favoritas de todos los tiempos: Sonido (1982-1985), La Banda Rockera, At/syber.

¿En cuáles has colaborado? Curiosamente no he colaborado en muchas revistas musicales, han aparecido textos en publicaciones como Planeta X, Pulse Latino (a revista de Tower Records México), Generación y Replicante, entre otras. He visto reprints de mis artículos, reseñas y entrevistas en mogollón de fanzines y sitios en Internet.

¿Cuáles crees que han hecho un mejor papel, por qué? Sería muy duro juzgar bajo el mismo cuchillo a todas. Si hablo a nivel personal, cada una, en su momento, me daba cierta dosis de información que no encontraba en la prensa inglesa, americana y sudamericana que consumía por esos años (de NME, Melody Maker, Smash Hits o Sounds a Creem, Spin, Rolling Stone u Option a Pelo y Esquina).
Conecte tuvo en los primeros ochenta una columna espléndida de música alternativa llamada: Movimientos Alterados. Sonido era un oasis: en sus páginas descubrí la escena indie de La Movida Madrileña en su momento de esplendor. La Banda Rockera, con todo y sus fallas estilísticas, era una puerta siempre abierta al underground más bizarro (además, su humor involuntario era un plus).
De las otras revistas me acuerdo más de los plagios, de su obsesión por el pasado, la falsa mitificación y un enredoso sentido de lo vital o trascendental o el caer, casi siempre con delay, en la trampa del hype o el flavour of the month tan común en la prensa inglesa.

¿Reconoces una tradición en México en el periodismo musical? Si hay una tradición, pero no me gusta ni comparto sus propósitos, bagaje ni ilusiones. Hay una fuerte descontextualización y una aspereza más inclinada al golpeteo a ciertas figuras (que pueden tener éxito o no) que a la crítica sustentada en argumentos. Además, hay una cuestión de lenguaje que va de lo desfasado (ese revisionismo perpetuo del lenguaje de La Onda) al valemadrismo impostado e importado del Vice noventero. No hay una línea de periodismo musical de investigación, salvo en ciertos fanzines que son la excepción a la regla.

¿De qué periodistas/escritores te acuerdas? De los que respeto? Walter Schmidt, David Cortés, Federico Arana y José Agustín. Más recientemente, mis escritores musicales favoritos son/han sido/serán Ejival y Javier Fernández.

¿Hay algún diario que crees que ha contribuido a esta tradición? En Tijuana colaboré durante años en varios diarios con columnas semanales, no sé si habrá tenido repercusión o no, pero era uno de los pocos espacios ganados para el rock local y anexas. En el caso de la prensa nacional, sólo recuerdo a Víctor Roura en El Financiero y algún otro en aquella aventura llamada El Nacional.

¿Cómo eran las publicaciones de rock de décadas pasadas en comparación con las actuales? Los servicios de información eran menos inmediatos y algo más precarios. Eran pocas y ahora la oferta se multiplica con los blogs y las web zines. Ahora el espectro musical que se cubre es más diverso y mucho más visible hasta la escena más nueva y minúscula. No soy nada nostálgico, siempre he apostado por el ahora. Me gustaría más rigor periodístico, menos cultura de fan en la prensa seria (en los fanzines, eso se celebra, eh).

¿Recuerdas algún artículo que leíste y te haya impactado? ¿Puedes describirlo? El primer informe del nuevo pop español en Sonido, escrito por Rafael Tardio Zuasti en 1984. Todavía conservo el ejemplar. Recuerdo que de inmediato, sólo de ver las imágenes, me hice fan del Aviador Dro y de todos esos grupos estupendos que salieron en La Movida Madrileña. Convencí a un compadre de mi papá que viajaba seguido a España para que me trajera los discos. Bueno, me los consiguió en cassette.
También los artículos que escribía Jaime Keller sobre grupos post-punk en Sonido y la ya mencionada columna de Movimientos Alterados en Conecte.

¿En esta materia qué prefieres: el papel o la red? Sigo comprando revistas en papel, así que todavía lo prefiero. Sin embargo, mantengo al día mis bookmarks y archivos digitales de información musical vía feeds y antologías de artículos y reportajes que consigo en línea. Digamos que consumo por igual, papel y lo digital.

¿Crees que es benéfico que las franquicias de revistas norteamericanas, caso Rolling Stone o Filter tengan una versión nacional? No sé si esto sea benéfico o no, simplemente cubren las necesidades de cierto sector interesado en las cuestiones musicales que está anclado a ciertas marcas y contenidos. La tropicalización de propuestas que funcionan en otros mercados nunca me han llamado la atención, pero tampoco las descalifico a priori.

¿Qué tan importante es el presupuesto para hacer una publicación de rock que destaque? Bastante, aunque no es lo único que importa. Puedes hacer cosas grandiosas e interesantes sin mucho presupuesto, pero no por mucho tiempo. El mercado revistero es bastante cruel con propuestas que se salen de la norma y que difícilmente encontraran su nicho sin una inversión que apueste por ellas a mediano plazo.

¿De las revistas actuales, cuáles lees? Más que leerlas, colecciono revistas nacionales: sigo comprando los especiales de la historia del rock mexicano y la mayoría de las revistas musicales que se ofrecen en el stand revistero. De las extranjeras, me quedo con Rockdelux y Uncut.

Anuncios

Zinerama TJ

We love TJ ZINES

zinerama TJ

http://www.facebook.com/ZineramaTj

 

Blouse en el Soda Bar

Blouse live at Soda Bar

El Viejo Tijuana

Tijuanidad on-line

De la nada, apareció a principios de la semana en mi muro de Facebook un comentario que mostraba un post en un grupo público llamado El Viejo Tijuana. Soy muy curioso, así que hice clic en el link y empece a leer. Funny, nostálgico y entretenido. Pedí que me añadieran. Unas horas más tarde lo hicieron. Ahí empezó mi nueva adicción.
Leer sobre lo que otros consideran el viejo Tijuana es encontrarse con una serie de interpretaciones de nuestro arraigo y pertenencia a esta frontera. Subjetividad que distingue y diferencia desde épocas a clases sociales. Hay por lo menos tres generaciones de tijuanenses que participan activamente opinando y posteando fotos. Algunos hacen preguntas que tienen que ver más con una memoria mediática que con la vida en la ciudad, otros intentan tejer redes de comunicación con antiguos compañeros de escuela o exvecinos del barrio, la mayoría simplemente dispara sus recuerdos.  Unos y otros trazan y dibujan lo que ha sido/fue vivir en nuestra Tijuana a partir de la segunda mitad del S. XX.

Por eso no es sorpresa que el comercial de la tienda El Aguila sea uno de los recuerdos fijos en esa colectividad, o que la leche Jersey haya sido mencionada como el producto que más extrañan los tijuanenses cuando salen de viaje o emigran a otras tierras. Tampoco que “curada” sea elegida como nuestra palabra más representativa o que el punto de quiebre de la “Tijuana de antaño”  sea 1985. Mucho menos que nuestra franqueza, el sutil arte de la carrilla y el llamado a la tolerancia sea otra referencia habitual en los comentarios.  Bonito es.
Como toda comunidad virtual que se desborda, hay temas que se vuelven reiterativos cada vez que una nueva oleada de miembros entra a la misma.  Si a eso le agregamos unos curiosos personajes a medio camino entre los trolls y los haters de toda la vida que tienen como único propósito incordiar, provocar y alterar las dinámicas de conversación del grupo, este se torna por momentos algo explosivo, perdiendo ese sentido de compartir vivencias y recuerdos. Urge la figura activa del moderador y el señalamiento de principios básicos de interacción (que nada tiene que ver con la censura, sino con el sentido común) para que a quien los incumpla, le den cran (no los necesitamos, my friends).  El respeto es/debe ser nuestro valor supremo.

El Viejo Tijuana en FB.

Baica songs

Pedaleando tu bicicleta

Ya está disponible la compilación de 19 temas bicicleteros que hice para Radio Global que celebra asi el Bike to Work Day y Tijuaneando en Bici.  Un paseo de setenta y tantos minutos por el spanish pop, el rock alternativo, la chanson francesa, el ye-ye italiano, el j-pop, la electrónica de baile y algo más abstracta, la nostalgia infantil y hasta un ramalazo punk-pop. Temas clásicos y algunas joyas no muy escuchadas. A pedalear, pals.

More info: http://www.radioglobal.org/2011/05/rafa-dros-baica-songs/

BAJAR COMPILADO

objetos de deseo

en la guía, en el listín

1) Club 45: 90 canciones de la Era Pop para mods y jetsetters (Editorial Chelsea, 2010). Este libro que sale al mercado justo este primero de junio fue escrito por Álex Diaz (ex Los Flechazos, Cooper). Dicen que es un libro imprescindible para los amantes del beat y la cultura de los sixties (o sea, yo). Se consigue aquí. *

2) Rock-Ola, Templo de la Movida (Amargord Ediciones, 2010) de Antonio de Prada y prólogo de Germán Coppini. Ciento catorce páginas que cuentan la historia de la mítica sala madrileña. Se consigue acá. *

3) “Veo la marea”, el esperadísimo álbum debut de mi querida y muy admirada Ceci Bastida ya está disponible para su compra en formato digital en iTunes. Yo quiero el disco, disco.  Más info en el sitio oficial: www.cecibastida.com


*con info extraída de Efe Eme.

Mi bandera favorita

Anarquía Científica, sí (por supuesto)

archivo familiar

Bar Latin Love

Un vistazo a la Tijuana de antaño.
Uno de los bares que mi padre tuvo en la avenida Revolución.
Una de las fotos barísticas que se salvaron de la quema y el olvido.

  • Páginas

  • CN SAYS




    Aquí nos encontramos los que escupimos y cupimos, los que dejan abierta la puerta y sonríen como farolitos. What’s happen now? [sic] Alguien tenía que poner on-line el cruel circo de anuncios fortuitos. Detonar la bomba, porque sí y porque ya no hay tiempo para agobiarse, la pena ajena nunca fue un pretexto, tan sólo un yield de liga intertextual. Una falsa esperanza. Cómplices, cercados, envueltos en celofán y cristal, arropados por la inconsciencia, bendecidos por el alcohol y esa cosa siniestra [voluntad propia]. ¿Vamos a explotar o qué? Necesitamos algo más que inseguridad, necesitamos dinamitar la ciudad. (Ubertrip, Moho 2003)


  • noviembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  
  • MICROTEXTOS

    • Eras el rey del glam. 3 years ago
    • 328. Por ejemplo, hoy me siento enojado contigo, con la circunstancia de tu viaje sideral. Tsss 3 years ago
    • 327. Busco en la bandeja de entrada algún rastro de ti y me encuentro con un abrazo tuyo de finales de 2007. Lo tomo de nuevo. 3 years ago
    • 326. ¿Life goes on? ¿Qué prisa tienes en dejar de sentir? 4 years ago
    • 325. A empty Absolut bottle, una fila de hormigas, calcetines sucios. Alguien llora en el baño. No alcanzas a ver: alguien ha roto el espejo 4 years ago
  • Entradas recientes

  • Comentarios recientes

    rs en del viernes
    mercadeo en linea en Apropiacionismo poroso
    Frases Para Reflexio… en Mensajes post-irónicos
    rs en un anticipo de lo que ven…
    Elizabeth Fiusha en un anticipo de lo que ven…
  • Posts Más Vistos

  • Categorías

  • CN ARCHIVES

  • El pasado inmediato

  • Meta

  • LA ZONA FANTASMA radio show