BASURA, el documental about SPEC

Imagen

Veamos, de qué se trata Basura? Es el relato del devenir de una banda intensa a punto de hacer implosión; un acercamiento crítico a las escenas traslocales que evidencia no sólo sus posibilidades sino también sus desigualdades y asimetrías; un crudo manifiesto de resistencia frente a la precarización de los jóvenes y a su obsolescencia programada en un sistema que los engulle y desecha casi al mismo tiempo; la historiografía visual de la casi inevitable cooptación de cualquier intento de diferenciación y distinción dentro del supermercado de tendencias & lifestyles; o, una denuncia a ese discurso neo-colonial encubierto en un contexto alternativo? Maybe.

También puede ser visto como una discusión in situ de las teorías recientes sobre la frontera y sus dinámicas/problemáticas sociales o una mirada contingente que renegocia desde adentro las múltiples Tijuana que aparecen opacas/obscurecidas en el zoom oficial, mainstream y alternativo hegemónico de la city. Un discurso paralelo recorre todo el documental: el caos y confusión personal al caer(se)  todo aquello que nos daba seguridad  y esa imposibilidad  de entender eso que nos hace ruido desde un Ahora, eco del “No future” sexpistolero.  Todos, aunque no queramos reconocerlo o nos resistamos a ello, en la fluidez de la sociedad contemporánea somos cómplices y testigos (Dardin Coria dixit) de lo que consideramos la autodestrucción del otro que, al contrario de lo que ocurre con la perdiction (sic) de sujetos que vemos con distancia televisiva o a un clic de distancia, nos queda muy cerca y nos pega duro en lo emocional-afectivo porque podríamos ser nosotros (o lo somos, sin ser capaces de reconocerlo/reconocernos).

“No es la retórica tremendista, es el impulso primario […] lo suyo son dirty stills de la vida diaria” escribí en el 2010 acerca de San Pedro El Cortez, ahora mismo podría extender eso al documental. Uno no puede esperar menos si aparece una calca de GG Allin en el teaser, pals.   Sin caer en la romantización apologética de los beautiful loser ni en la diatriba moralina o radical al uso, Carlos Matsuo muestra  en toda su crudeza y sin esconder esos aspectos controversiales a una banda sui generis, pero al mismo tiempo modélica para entender  la difícil transición entre momentos históricos y sus expectativas socio-económicas y culturales. San Pedro El Cortez es eso que se muestra y lo que se intuye, un grupo que cabalga directo al abismo porque no tienen nada que perder ya  pero que, contra todo pronóstico, ha tenido un éxito palpable y/o mediático en lo que hace. Son claros herederos del malditismo de los New York Dolls y  de escenificación del desmadre de los Black Lips; son un conjunto de individualidades tan carismáticas como conflictivas que nos enuncian y anuncian los nuevos viejos problemas de la condición humana sin pudor ni restricción alguna.

El retrato de la escena a la que pertenece o es insertada la banda también nos arroja luz sobre algunos conflictos y diferencias entre participantes y  de los roles asumidos por los mismos: desde una lucha por la (re)valorización del trabajo artístico en lo económico a esa reflexión implícita sobre la falta de infraestructura que permita el crecimiento y supervivencia de la escena creativa independiente, de la desilusión por la falta de reconocimiento en y desde la city a una curiosa vuelta a esa necesidad de abandonar TJ para crecer o consolidarse en círculos artísticos más amplios (idea que, por cierto, ayudó a  romper en los años ochenta alguien como el escritor Luis Humberto Crosthwaite).

Basura (Guerrero Negro, 2013), el documental de Carlos Matsuo sobre la banda tijuanense San Pedro El Cortez, aunque no tenga esa intención va a ofender y lastimar a más de alguno. Aclaro, no me estoy refiriendo al  lenguaje empleado o el uso explícito y reiterativo de sustancias no legales en pantalla. Lo de épater le bourgeois sigue siendo una tarea fácil y harto satisfactoria.

Basura de luxe, pals. 

More info:  Basura. Un documental de San Pedro El Cortez, sitio oficial.

Anuncios

Suena documental

Ayer fui al estreno del documental Suena (Saulo Cisneros, 2013) en una cineteca full a tope. Me gusto esa visión ultra-personal de contarnos una de las tantas Tijuanas que nos habitan y que nos cruzan casi sin darnos cuenta a los que vivimos aquí.
Vista desde arriba, si uno se fija bien, Tijuana es sepia, no gris. TJ nunca ha sido gris, ni siquiera en sus años bajo el yugo de la violencia más terrible. Sus artistas siempre han arrojado luz sobre ella, diluyendo poco a poco el estigma sobre el que otros usufructúan sin pudor.
El ojo de Saulo constata lo que otros tantos han comprobado cuando dejan sus prejuicios atrás: la city puede parecer fea a algunos pero es tan, tan fotogénica. Lo que aparece en Suena no es la TJ postal para turistas, ni la que apuesta por obviar su problemática más urgente y triste. Tampoco sus protagonistas son los sospechosos habituales sino los amigos y compañeros en la ruta artística; tampoco los lugares retratados son los típicos en la iconografía local construida por el imaginario popular reciente: no hay ni monas gigantes ni burros cebras, por decir algo. Hay una apuesta por la recuperación de los espacios íntimos, en riesgo y/o entrañables.
Más que un documental sobre las texturas urbanas y artísticas de la city, parece un ensayo sobre la condición fronteriza de Tijuana, entendida ésta como una interpelación frente a las narrativas del regionalismo más exacerbado, la dicotomía local/outsider, el dilema de lo mexicano y lo americano, el conflicto de la periferia vs el centralismo, la tensión entre la tradición y lo emergente, el desafío a los estereotipos casi asumidos desde adentro y el lenguaje del remix que fluye desde sus orígenes con todas sus contradicciones y disputas.
El segmento de Azzul Monraz, que canta un tema entre cubículos repletos de nerviosos empleados municipales, puede verse como una metáfora de la indiferencia en los terrenos institucionales a las oleadas de irrupción artística: ni entienden ni se emocionan con el talento que está justo frente a sus ojos. El arte como revulsivo, como denuncia de esas otras realidades que están ahí presentes y que aparentemente a nadie le preocupan (el declive de la propiedad privada, la crisis de la vivienda pública, la cotidianidad de los considerados desechables en El Bordo, el desencanto generacional como arma creativa) o como una reinterpretación festiva de lo que siempre hemos sido: amantes de la noche tijuanense y sus breaks imperfectos, de ese latir tan vibrante que también es el nuestro. Tijuana es/ha sido esa experiencia vital, única e irrepetible de la que habla Monchis Machino en su segmento. Yep, la city suena/sueña.

La balada de Genesis y Lady Jaye

Genesis es un outsider nato, alguien que decidió no someterse ante nadie ni nada; su historia con Lady Jaye es, básicamente, una historia de amor entre dos personas que decidieron construirla/construirse a su manera.
La peli nos permite atisbar en la vida doméstica de la pareja y su entorno más inmediato, nos da un breve repaso de la importancia de Genesis P-Orridge en la historia de la música contemporánea y del proyecto pandrogénico de la pareja (el convertirse los dos en un modélico tercero). Más allá de la superficie borralímites, el film aborda el problema de la construcción de una identidad que no se ajusta con los parámetros sociales en la asignación de roles y que, ejem, no quiere encorsetarse en ellos; esos personajes que son un archivo viviente de experiencias extremas,  pop culture hoarders en la sección más fringe; como el amor puede ser un proyecto artístico con una base teórica que bebe de la filosofía y otras yerbas; como ese “no tengo nada que decir y lo estoy diciendo” del que hablaba Cage se convierte en leit-motiv de esas vidas periféricas en las que el aburrimiento es cosa imposible; como la realidad que vivimos es la percepción segmentada de una elección que casi nunca es nuestra.
Cut-ups y sicodelia, la melancolía y el ruido interno que se exterioriza, la imagen frente a los otros y la violencia del espejo, el niño que fuimos enfrentado con el individuo que hoy somos o ese que aún intentamos ser, ese “I love you/ I know” repetido como mantra, el compartir lo que es casi imposible de lograr, la muerte como el abrupto fin de ese sueño, the orchids.
“…my eyes burn and claws rush to fill them
but in the morning after the night
i fall in love with the light
it is so clear i realize
and now at last i have my eyes…”

holy motors rocks

Imagen
Holy Motors. Un ride saico-visual en clave take no prisioners, una experiencia de arrebatos salvajes dentro de la experiencia de lo metareferencial, una surrealista puesta al día de los debates sobre la identidad y su relación con una dolorosa pero inevitable (pos)modernidad. El día a día y su ferocidad líquida, las máscaras sociales que usamos para no mostrar nuestra monstruosidad y condenarnos anticipadamente al aislacionismo o al ostracismo, la desbordada representación de algunos de nuestros roles cotidianos que representamos frente a ese montón de gente que muy pronto estarán muertas (Carax dixit), nuestras metas y propósitos hechos añicos en un trip que nos lleva del ambiguo “quiénes somos” al “yo soy” más triste, la (im)posibilidad de ser solo uno y no muchos. Y al final, la esperanza de sobrevivir -sin máscaras o con ellas- en nuestro hogar (cualquiera que este sea). “Revivre. Ça signifie : On voudrait vivre encore la même chose…”
Mi película favorita del año? Sí, por supuesto.

de documentales y opiniones

El viernes anterior me invitaron a ver el documental What about me? en el Pop Diner.  Después del pase, el director Duncan Bridgeman, integrante del proyecto de música electrónica 1 Giant Leap, platicó un rato con una serie de creadores from TJ convocados para la ocasión. Fue bastante personal y pues, ni chance de platicar con Bridgeman.
El elefante que cree que es un perro es el nuevo capítulo de la serie de documentales que enlazan la música con la opinión sobre temas concretos como la identidad, la felicidad o la verdad universal. Mr Bridgeman y su crew se han pasado varios meses recorriendo la república, grabando a músicos de todo tipo y entrevistando también a toda clase de personajes de la cultura, la ciencia y campos más o menos afines.
El lunes me citaron para una entrevista, entre casi de emergente. No tenía otra cosa que hacer, era eso o quedarme a dormir una siesta en casa. Como es sabido, me encanta conocer gente y dar mi opinión así que caí al Multikulti que era como la centralita de operaciones (ahí grabaron a Los Macuanos, Carla Morrison y a la Banda Aguacaliente así como a Acamonchi y a unos grafitteros).
La idea era grabarme en un recorrido por la city abordo de la camioneta rentada por el crew. Ya me había advertido Duncan acerca de las preguntas pero pensé que me las decía a modo de ejemplo y no, si fueron esas mismas. No quería rollos personales, sino mi opinión clara y contundente. El sound bite, pues.

Mientras pensaba en decir lo que quería decir, también pensaba en como sintetizarlo y pues, me quede a medio camino entre el rollo personal y la opinión que no resultara muy discordante con lo que creo externaron los otros cientos de entrevistados.
Y es que no es fácil incluirse como fronterizo de cierta generación, clase social y background cultural dentro de una obra que aspira a retratar ese México único visto a través de un extranjero que no conocía antes de este viaje los distintos mosaicos que conforman a nuestro país. Y menos cuando desconfío de todo eso que llaman pomposamente “identidad mexicana”.
Una parada para tomar unos tequilas en el Dandy, una charla con Duncan sobre los resultados de este viaje y tal. Luego, antes de grabar una segunda ronda de preguntas, con todo el crew fui a comer a La Querencia (so nice, I love it. Bueno, todo menos esa salsa endemoniadamente picante).

Como siempre, no sé si quedare o no en el corte final pero la experiencia, vamos, cuenta.

la metáfora de la ceguera

Blindness is only a good movie, read the book

1. Mi amiga Florisse insiste en que vaya al cine y me sigue enviando invitaciones para las premieres. Hace un par de años que dejé de hacerlo, dejo de interesarme. Tiempo atrás, no me perdía el estreno de cualquier movie que me interesara remotamente. Soy (casi) un art-house movie type, así que no eran muchas.  Sin embargo, llegué a asistir a 3 estrenos en un mismo día (en tres distintos cines, en tres dististas zonas de San Diego). Eran, btw, otros tiempos.

2. Desde hace meses tengo ganas de ir al cine por el simple placer de sentarme en una cómoda butaca a comer nachos y beber un vaso gigante de soda helada (wtf, no Coca Cola?).  No lo hice hasta esta noche. La peli era la de menos, quería compartir con my friends las Hellmelas como lo hacíamos años atrás, distraerme un rato, apagar por un par de horas mi mente y dejarme seducir por una historia sin razonarla mucho. Equivocación.

3. De Saramago me gustan algunas cosas y otras no, pero de Fernando Meirelles me gusta mucho Ciudad de Dios así que confíe.  Además, Julianne Moore funciona como gancho. Me compré mis nachos con doble queso y mi vaso grande de soda helada, me senté en una cómoda butaca y me dispuse a dejarme seducir un par de horas por una historia sin razonarla mucho. Big mistake.

4. Blindness. La primera media hora funciona como una gran metáfora de lo que estamos viviendo en Tijuana. Si, ya sé que es estirar mucho pero, vamos, déjenme llegar al punto. Somos como ese conductor que durante el trayecto de su vida cotidiana (hogar-trabajo-hogar) nos damos cuenta que nos quedamos ciegos ante una realidad monotemática que se nos impone por el mismo acontecer de eso que llaman modernidad. Si la violencia es nuestro tópico diario, no vemos/veremos nada más que eso. Lo demás, eso que aquí y ahora importa, es simplemente lo demás.
Nuestra ceguera nos aisla en nuestras casas. Somos portadores de un virus llamado miedo, de esa sensación que sólo sabe callar y se resiste a enfrentar ¿a mirar? Nuestro sistema se tambalea y no hacemos nada, las zonas de confort acaban convirtiéndose en ghetos donde perderemos o ¿nos aferraremos? a lo último que nos queda de humanidad. 
Si no admitimos que actuamos ciegos ante esto (la impunidad y la corrupción y todo lo que eso genera), seremos peor que esos ciegos que deambulan por la movie buscando comida o algo que robar, desnudos, sin saber a que sitio dirigirse. Un escenario caótico, apocalíptico, dramático y ejemplificador como cualquier hoja de la Biblia… Algo fallo, ese no era el futuro que nos anunciaba por la televisión de paga.   

5. Una sociedad que se calla ante la desgracia ajena es además de ciega, estúpida.  Un gobierno que ignora o trata de esconder una realidad que nos estalla, literalmente, en la cara es además de ciego, estúpido. Maybe. 

6. Y qué pasa si en una movie nos ponemos a criticar esa desazón, ese humanismo a la baja, la dictadura de un consumismo de una sociedad que prefiere vivir tres años como rey aunque luego muera peor que un perro que vivir como eso que llamaban “la gente decente”.  O criticar ese neoliberalismo feroz de “dejar hacer, dejar pasar” puesto al día como señuelo de motor de progreso y cambio.  O ponernos mesiánicos y pensar que habrá alguien que nos guie en esta aventura de corte oscuro y que saldremos y que entonces sí, nuestro modelo de familia y esos valores que enarbolamos con cierta hipocresía y algo de certeza nos dará un poco de esperanza al ver que ya hemos devorado el último nacho que quedaba y sólo queda apurar el trago final de soda para quitarnos la sensación de agobio.

La literatura se suda

Pueden ser dos días tan intensos? Pueden ser algo más que el conjunto de lo aprendido, las discusiones que empiezan en una mesa mañanera y terminan al día siguiente,  las risas y los guiños, el intercambio de libros y revistas, los lazos que apenas empiezan o aquellos que continúan lo que ya se dijo? Pueden cuestionar el enfoque con el que tratas de aprehender la realidad, con el que te enfrentas al trabajo literario, tratar de poner en claro el eterno debate de las literaturas regionales y la importancia de la crítica? Pueden, pueden… he aquí mi recuento de lo vivido en Tiempo de Literatura MXL 08. Literatura de Cuerpo Presente.

VIERNES 16
1. El bus que me llevaría a Mexicali abandonó la estación a las 7:30am (Transportes Ejecutivos Península. Nice, bien equipados, muy cómodos y de precio justo por el servicio). En el camino, ví la movie que nos pusieron: Stranger than fiction (no es curioso?, iba a un encuentro literario y el tema de la movie es, básicamente, un personaje que se enfrenta al autor. Búsqueda literaria? Pues eso.) Antes de las 10 am ya estaba en la nueva terminal turística de autobuses, muy nice too.

2. Desde ahí, sintiendo en persona el calor mexicalense de mayo, le hablé a Elma (parte de la Auténtica Mafia Literaria, organizadores del evento). En menos de media hora ya estaba pasando por mi para encaminarnos inmediatamente a la Facultad de Ciencias Humanas de la UABC para la primera mesa de discusión titulada Búsquedas literarias en el siglo XXI. Participamos en dicha mesa Fernando Vizcarra (Mxl), Raúl Linares (Mxl.), Daniel Téllez (D.F.), Carlos Ramírez V. (Colima), Paty Blake (Tj.)  y un servidor. Mr Vizcarra propuso una dinámica en la que cada participante tocaría un tema y el que siguiera trataría de enlazar sus opiniones y agregar lo que considerará importante.

 en la mesa de discusion
Esto me pareció buena idea pero ya en en el momento de la presentación se perdió, por momentos, el tema que nos convocaba: la búsqueda literaria personal en estos albores del siglo veintiuno así que se habló de la importancia de la lectura (de como nos enseña a vivir y como es un espejo más complejo y diverso de lo social) los problemas educativos (desde el rezago hasta las malas políticas de fomento a la lecctura), la importancia de la crítica y su estado actual en México, el asunto ese de la literatura periférica (lo regional como resistencia vs el centro hegemónico dictador, de como necesitamos hablar más de zonas culturales que simplimente enfocarnos en llorar nuestra marginalidad), el lado superficial de la vida literaria (desde el compadrazgo, los grupos de poder, lo supuestamente acrítico de una generación de escritores). 
Sin embargo, no pude evitar decir que muchos de estos problemas estaban desfasados y algo rebasados (aunque aquí debí matizar que, aunque importantes, no eran parte de la discusión del encuentro y caso concreto, de nuestra mesa).
Así que, haciendo caso de la dinámica de la mesa hablé que la lectura a mí si me ha educado pero también deseducado al momento en que al tener acceso a ella, me hace pensar de distinta manera al proporcionarme más información para enfrentar criterios que yo creía sólidos y etc; que actualmente la crítica literaria todavía es importante más no relevante (considerando su nivel tanto a nivel divulgativo como el académico.  Aquí si no me corte nada y mencioné que la crítica que se hace en BC es de criterio reduccionista y que ya ha sdo rebasada por el lenguaje, los temas que se manejan y la formación de quienes están escribiendo); que, aunque algunos apuesten por la literatura por la literatura yo no puedo evitar verla, por mi formación académica, desde la Comunicación y otras áreas -pienso en la música, los mass-media, la cultura pop, la tecnología- que en algo modifica ese enfoque clásico. 
Respecto a esto, puedo agregar que el escritor siempre dice algo (aunque a veces, je je, no se dé cuenta de que está diciendo realmente). Terminé mencionando la forma en que busco otras formas de construir historias: desde los juegos que me invento para que esto siga siendo divertido hasta mi gusto por las nuevas tecnologías, la apertura orgánica en lo creativo, cualquier tipo de intercruce que pueda aprovechar, el enlazar esto con el conocimiento que se está generando actualmente. Que mi apuesta, je je, es la literatura remix.
Finalmente quedamos de acuerdo en un par de puntos: que lo importante es la literatura, que la crítica lo es cuando se aleja de compromisos y nos ofrece las pistas e información necesaria para entender a un autor más allá de lo visible en sus textos.

3. A veces pienso que no soy muy claro en lo que digo pero en otras, pienso que la gente escucha lo que quiere escuchar y a partir de eso, interpreta y analiza (lo que es bueno, creo, si se tiene los argumentos para establecer y continuar el diálogo). Tras la primera participación, lo que siguió fue, ahora sí, una ronda de discusión, sobre estos y otros temas con buenas intervenciones que me dejaron algunas ideas para reflexionar sobre ellas: por qué se nos pide sólo a los escritores tijuanenses que hagamos esto y aquello (el ejercicio de pensar quiénes somos, qué estamos haciendo y por qué), el repeluz que me da la cuestión del provincionalismo (por su carácter pusilánime y quejoso, una especie de Acción Afirmativa literaria), ciertos vicios de los escritores cuando expresan su posición en público (el miedo a quedar mal con nadie, a establecer juegos retóricos que quedan en la nada, a fomentar la polémica y no el debate con argumentos que resistan el escrutinio), el saber que, inmediatamente, sea quien sea el escritor tijuanense forma un bloque conjunto con los suyos (una especie de wonderwall donde esa falta de identidad que tanto nos critican se desdibuja como por arte de magia al expresar “Soy fulano de tal y vengo de Tijuana”.) 

4. El intermedio me dio tiempo de saludar a los amigos (Mr Mauricio Bares, JM Servín, Roberto Castillo, Mr Gutiérrez Vidal, la clica uabecera y el contingente regio, entre otros). Contrario a lo esperado, no hacia tanto calor. No había mucho movimiento en la Facultad de Ciencias Humanas y eso se reflejo en la asistencia de alumnos (unos cuantos entraron a las charlas). Ahí empezó el intercambio de libros y revistas. Yo llevé ejemplares de Balbuceo, El Perro y 666ismo crítico para regalar a la gente interesada en ellos así que eso hice; en el cambalache, Irad Nieto me paso ejemplares de las revitas LiteralTextos from Sinaloa, Jesús Marín hizo lo propio con su antología poética (thanks you, pal); más tarde, Jesús Montalvo y Óscar David López me rolaron un ejemplar de sus libros (Los hombres muertos no cuentan y Gang bang, respectivamente). 

5. Pasada la 1pm entramos a la Primer Mesa de presentación de libros en la que participaron Minerva Reynosa (Mty.), Óscar David López (Mty), Balam Rodrigo (Chiapas), Jesús Marín (Dgo.), Jesús Montalvo (Tj.)  y Karla Mora (Mxl). Lo de Minerva y Óscar fue casi una presentación conjunta, muy divertida y en ese tono tan regio que muchos quieren copiar y que a pocos les sale bien; no conocía el trabajo de Balam, me gustaron mucho sus poemas que tratan de recuperar el español de la región chiapaneca de donde proviene (por tonto, no compré el libro en ese momento y luego, con toda la fiesta y etc, olvidé hacerlo); la poesía de Marín no le tiene mucho respecto, como decía Fadanelli, a las metáforas: lo suyo en raw street horny poetry que llena las páginas de su antología poética La orfandad de las hormigas 1999-2007 (I like it, por supuesto); Montalvo es un joven narrador tijuanero que este año ha publicado su primer libro de relatos; Mora leyó la presentación de la antología de jóvenes poetas mexicalenses que coordinó y que se publicó el año pasado.  

6. Receso para comer, para seguir platicando, para observar los distintos subgrupos que se habían formado. Comí con Paty Boo, sentados en las escaleras cercanas a la aula magna. Luego fuimos a la mesa que compartían Servín y Bares con Javier González. Ahí empezó la carrilla tijuanera a Mr Mauricio Bares que le duraría todo el evento (y no, no voy a comentar nada más al respecto). Lo bueno es que Mauricio tiene excelente sentido del humor.

 mauricio el espumoso

De ahí, a instalarme en la habitación que me correspondía para luego ir con Omar Pimienta a unos billares (Jálele acá Sports Bar) al que le cayerón un buen de los participantes. Mr Pepper hizo equipo con Víctor Hugo Altanoche para enfrentar a la dupla Balam Rodrigo y Carlos Ramírez V. en algo que denominaron “Norte vs Sur”. Víctor Hugo me comentó entre divertido y molesto como de ser Víctor Hugo Barrera ha pasado a ser “El Altanoche” para decantar en “Altis” (je je, no pude evitar reírme: si es un apelativo muy ñoño). Ganaron los norteños.

billar1billar2
Tras un clamatito muy chafa y 3 tarros de cerveza clara (a 9 pesitos, una ganga) pasaron por mi Elma & Mauricio Bares para ir a los talleres que se darían en la Casa de la Cultura.  En el auto también venía el profe Víctor Soto que daría el taller de micro ficción.  Llegamos tarde, así que ya no entré al taller de periodismo cultural con JM Servín (ni modo, como diría Alex el francés: me lo perdí). A cambio, fuimos Elma, Mauricio y yo por un mejor clamato: lo encontramos cerca, en La Conga. Nos quedamos una hora y cacho, platicando sobre el evento, las propuestas escuchadas y otros asuntos. El lugar es una mezcla del Turis con el Dandy del Sur pero con un público post universitario y club de ligue tipo Ochoa´s (o sea, secres y sus jefes, oficinistas varios). Amigable aunque los meseros son muy pushy. Luego llegaría Samantha (otra chica de la clica organizadora). La carne seca no rockeó (no hay como la receta del DDS. Como en los tacos, el toque está en la salsa). Salimos apurados a Radio Universidad ya que haría en vivo el radio show desde sus instalaciones.

elma and mauricio baresel bar

7. Llegamos un par de minutos retrasados. Afortunadamente me permitieron hacer el programa, el operador fue Alejo. Tuve como invitado a, je je, Mr Mauricio Bares, charlamos un poco sobre el encuentro literario, su importancia dentro del contexto social que estamos viviendo en Baja California y lo que nos deja a nosotros como escritores y lectores. Ya había pasado media hora y yo seguía todavía con la respiración cansada y con un calorón que me hacia pensar en otro clamato. Quedaron 2 temas fuera por cuestión de tiempo que ya tendré oportunidad de poner este próximo viernes. Bonita la experiencia de hacer el Selector de Frecuencias fuera de Tijuana. Otra cosa por eliminar en la lista de Things to do.

nich

8. Mr Phuy, uno de mis mejores amigos y exiliado en Mexicali desde hace años, había quedado de llegar a la estación y sí lo hizo, pero ya cuando estábamos fuera de Radio Universidad. Con él fui a la Casa de la Cultura para escuchar a los que participarían en la segunda mesa de lectura de obra. Ah, Mr Phuy me regaló un finger puppet de Friedrich Nietzsche que le hará compañía al Kurasawa que Mr Checo Brown me trajó de Japón. [Después, cuando lo enseñé a los amigos, Gaby Torres me comentó que ella también tiene finger puppets y quedamos en armar unos diálogos-debates de finger puppets y que nos grabaría Ms Jenny Donovan. A ver si no se queda como otro buen proyecto, eh?].  Por cierto, la música que acompañó nuestro trayecto fue Von Sudafed.

9. La lectura fue en una especie de foro al aire libre que está dentro de los terrenos de la Casa de la Cultura mexicalense. Ya no me tocó escuchar a algunos escritores que luego serían fuente de muchos comentarios (buenos y malos, hay que decirlo). Siempre he tenido problemas para concentrarme en este tipo de presentación y en ese tipo de escenarios, no sé mi mente se dispersa y en nada ayuda que tenía más ganas de conversar que de escuchar. Sin embargo, seguí la participación de Claudia Solórzano, Rafael Zamudio, de Roberto Castillo y de unos escritores jóvenes de Mexicali que no retuve el nombre. Luego vimos el programa artístico que contó con la participación de La Marcha Show Flamenco y Pura Pulpa (sones jarochos). Luego, la fiesta que se dividió entre los que se fueron a un club que nunca supe como se llamaba y los que asistieron a una especie de barrilada y garden party.
10. Uno de los Di Bella consiguió una casa con jardín que sirvió de sede a la fiesta de esa noche. Dos barriles que no alcanzaron a terminarse (la sorpresa final de la noche, ni el calor nos hizo beber de más). Tardó un poco en prender el party pero finalmente lo hizo. Me la pasé platicando con Bares, Servín, Mr Phuy & Javier Gonzalez sobre asuntos que iban de la ausencia de críticos musicales en el país, la sobrevalorización de The Clash, nuestras películas y directores favoritos, recomendaciones varias, otra vez el asunto de la carrilla y la emergencia de Bares el espumoso (no preguntes, el asunto es top secret. La carrilla para que sea buena y duradera, debe ser críptica y entendida sólo por los inmiscuidos en ella. Sorry).

my phuyjm servin
Casi cerca de las 3am Mr Phuy nos dió ride a Bares, JM Servín y a mí a nuestro hogar por esos días (un conjunto habitacional que tiene la UABC). En el camino escuchamos a los Happy Mondays (una pequeña contradicción porque en realidad había sido un viernes-sábado feliz). Todavía con viada, nos quedamos a platicar sobre los asuntos literarios del día hasta casi las 5am. Ya en mi cama, me quedé dormido al terminar de leer el Zeta de esta semana. Unos minutos antes de hacerlo, le confirmé a Ask a Chola la hora y el lugar en el que nos veríamos el sábado en Tijuana.

sábado 17
11.  No pude dormir casi nada. No estoy acostumbrado al aire acondicionado ni al ruido que produce. Lo intenté pero no pude así que preferí sudar un poco y no, en cambio, resfriarme: apagué la refrigeración. Me levanté a eso de las 7am, volví a la cama y, finalmente, a eso de las 8 pasadas me bañé con agua fría. Baje a desayunar, en el comedor me encontré con otros inquilinos del F: Daniel Téllez, Daniel Espartaco y Irad Nieto. Todo friquiado revisé los burritos que nos llevaron como desayuno (ni modo, olvidé mencionar mi Anti-Onion membership).  Todo bien, sólo me faltó el café y el pan dulce que, momentos después fui a comprar a un Oxxo cercano, acompañado por Espartaco & Irad.  Ahí sentí el primer latigazo del calor mexicalense, regresé con el impresión de la camiseta pegada al pecho.  Ah, el pan dulce de Ma´Linda no rockea (el dulce parecía peptobismol y sabía a puro químico).

brazo de minerva

12. A las 10:45 am llegó el camión de la UABC por nosotros para trasladarnos a la Facultad de Ciencias Humanas. Curiosamente, pensamos que por ser sábado no habría movimiento estudiantil y nos encontramos uno mayor al día anterior. En la primera mesa se presentaron las revistas literarias Textos(Sinaloa),  Altanoche (Sonora) y Hermano Cerdo (D.F.), nunca llegaron los  representantes de Aquilón, El Perro y Cascabel. No conocía a Hermano Cerdo, revista virtual, así que ya tengo que leer y enlazar, su propuesta me pareció muy en la vena de lo que me gusta así que pronto le haré una reseña y tal. En la charla salieron los temas habituales: la diferencia con las revistas comerciales y las que se hacen desde los grupos identificados con el poder cultural, el problema de la distribución y las estrategias para agenciarse lectores, el contenido y colaboradores, los objetivos que se persiguen al hacer revistas de este tipo, su papel en la cultura nacional, el menosprecio al que son sometidas por parte de la industria cultural oficial y etc.

 brazo d eminerva

13.  Tras un breve receso, el encuentro prosiguió con la Segunda mesa de presentación de libros. Por cuestión de tiempo, no me pude quedar a escuchar a todos los que presentaron su material (mi bus salía a las 2:30 pm y algunos leyeron textos muy largos). Me tocó escuchar a my friend Carlos Adolfo Gutiérrez Vidal (un poema que me gustó mucho, parte de su nuevo trabajo), a Gabriela Torres (me encanta su forma de narrar, con buten info e historias torcidas),  Imanol Caneyada (de Sonora) y una intro de Javier González. Ya no escuché a Mauricio Bares (sorry, sorry ni a  José Manuel Di Bella (otra vez será).

publico

14. El chico que me dio ride a la estación preguntó cuáles eran mis grupos favoritos de los 90s. Lo pensé mucho pero alcancé a mencionar a algunos. Resulto ser muy fan del rock alternativo americano, del sonido psicodelico de Elephant 6 y cosas así. Le regalé el último paquete de revistas que me quedó. Llegué justo a tiempo para abordar el autobus, desde ahí le mande un sms a Elma para agradecerle todas la atenciones. BTW, la peli que nos pusieron fue una enmarcada en la segunda guerra mundial. A las 5 pm ya estaba en Tijuana.

15. Mucha gente se cuestiona la utilidad o beneficio de los encuentros de escritores. Yo no. Me gustan, aprendo mucho, me dejan una serie de cuestionamientos tanto sobre el proceso de escribir como la vida literaria que nos rodea. Sí, escribir es un placer pero, maldición, también un compromiso. Gracias amigos, nos vemos el próximo año en el Segundo encuentro literario en Mexicali. 

  • Páginas

  • CN SAYS




    Aquí nos encontramos los que escupimos y cupimos, los que dejan abierta la puerta y sonríen como farolitos. What’s happen now? [sic] Alguien tenía que poner on-line el cruel circo de anuncios fortuitos. Detonar la bomba, porque sí y porque ya no hay tiempo para agobiarse, la pena ajena nunca fue un pretexto, tan sólo un yield de liga intertextual. Una falsa esperanza. Cómplices, cercados, envueltos en celofán y cristal, arropados por la inconsciencia, bendecidos por el alcohol y esa cosa siniestra [voluntad propia]. ¿Vamos a explotar o qué? Necesitamos algo más que inseguridad, necesitamos dinamitar la ciudad. (Ubertrip, Moho 2003)


  • octubre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
  • MICROTEXTOS

    • Eras el rey del glam. 2 years ago
    • 328. Por ejemplo, hoy me siento enojado contigo, con la circunstancia de tu viaje sideral. Tsss 3 years ago
    • 327. Busco en la bandeja de entrada algún rastro de ti y me encuentro con un abrazo tuyo de finales de 2007. Lo tomo de nuevo. 3 years ago
    • 326. ¿Life goes on? ¿Qué prisa tienes en dejar de sentir? 4 years ago
    • 325. A empty Absolut bottle, una fila de hormigas, calcetines sucios. Alguien llora en el baño. No alcanzas a ver: alguien ha roto el espejo 4 years ago
  • Entradas recientes

  • Comentarios recientes

    rs en del viernes
    mercadeo en linea en Apropiacionismo poroso
    Frases Para Reflexio… en Mensajes post-irónicos
    rs en un anticipo de lo que ven…
    Elizabeth Fiusha en un anticipo de lo que ven…
  • Posts Más Vistos

  • Categorías

  • CN ARCHIVES

  • El pasado inmediato

  • Meta

  • LA ZONA FANTASMA radio show