Dancing People

Just waiting

20130131-161239.jpg

Imagen by rs

Anuncios

Playlist episodio 51

la zona fantasma logo

1. The Choir – It´s cold outside
2. Tommy Boyce & Bobby Hart – I wonder what she´s doing tonight
3. Lancelot Link & The Evolution Revolution – Sha-la Love You
4. Balún – La Luna
5. Yo la tengo – Stupid things
6. Josef K – It´s kinda funny
7. Azulparìs – Àcidos ´90.
8. Hospital – Time will tell
9. Comando Suzie – Biología
10. Alfacrepus – El ser vagamente humano
11. Leven Signs – Prague Spring
12. This Mortal Coil – Song of the siren

La Zona Fantasma en FB.
Podcast (stream  & download).

De revistas y prensa musical

Hace unos meses el periodista Juan Carlos HIdalgo me pidió mi opinión sobre la prensa musical mexicana para un artículo que saldría al respecto en el número 100 de la revista Marvín. Sólo se coló uno de mis respuestas en el texto final. Aquí van mis respuestas.

 

¿Qué revistas de rock hechas en México recuerdas? Mi primer acercamiento con la prensa musical mexicana fue a principios de los Ochenta. De esa primer época recuerdo comprar con relativa frecuencia Acústica, Sonido y Conecte. Luego, haciendo arqueología conseguí ejemplares de Pop, La Piedra Rodante y México Canta, entre otras reliquias de los early 70.
En mi colección tengo casi todos los ejemplares de La Mosca en la pared, La Banda Rockera, Marvin, la primera época de Rolling Stone México, No Cover, At/syber, Ruido, Sonika, Nuestro Rock, Lengua, Switch, Codice Rock, El Perro Salado y muchas otras que sólo editaron un par de números.
Mis revistas mexicanas favoritas de todos los tiempos: Sonido (1982-1985), La Banda Rockera, At/syber.

¿En cuáles has colaborado? Curiosamente no he colaborado en muchas revistas musicales, han aparecido textos en publicaciones como Planeta X, Pulse Latino (a revista de Tower Records México), Generación y Replicante, entre otras. He visto reprints de mis artículos, reseñas y entrevistas en mogollón de fanzines y sitios en Internet.

¿Cuáles crees que han hecho un mejor papel, por qué? Sería muy duro juzgar bajo el mismo cuchillo a todas. Si hablo a nivel personal, cada una, en su momento, me daba cierta dosis de información que no encontraba en la prensa inglesa, americana y sudamericana que consumía por esos años (de NME, Melody Maker, Smash Hits o Sounds a Creem, Spin, Rolling Stone u Option a Pelo y Esquina).
Conecte tuvo en los primeros ochenta una columna espléndida de música alternativa llamada: Movimientos Alterados. Sonido era un oasis: en sus páginas descubrí la escena indie de La Movida Madrileña en su momento de esplendor. La Banda Rockera, con todo y sus fallas estilísticas, era una puerta siempre abierta al underground más bizarro (además, su humor involuntario era un plus).
De las otras revistas me acuerdo más de los plagios, de su obsesión por el pasado, la falsa mitificación y un enredoso sentido de lo vital o trascendental o el caer, casi siempre con delay, en la trampa del hype o el flavour of the month tan común en la prensa inglesa.

¿Reconoces una tradición en México en el periodismo musical? Si hay una tradición, pero no me gusta ni comparto sus propósitos, bagaje ni ilusiones. Hay una fuerte descontextualización y una aspereza más inclinada al golpeteo a ciertas figuras (que pueden tener éxito o no) que a la crítica sustentada en argumentos. Además, hay una cuestión de lenguaje que va de lo desfasado (ese revisionismo perpetuo del lenguaje de La Onda) al valemadrismo impostado e importado del Vice noventero. No hay una línea de periodismo musical de investigación, salvo en ciertos fanzines que son la excepción a la regla.

¿De qué periodistas/escritores te acuerdas? De los que respeto? Walter Schmidt, David Cortés, Federico Arana y José Agustín. Más recientemente, mis escritores musicales favoritos son/han sido/serán Ejival y Javier Fernández.

¿Hay algún diario que crees que ha contribuido a esta tradición? En Tijuana colaboré durante años en varios diarios con columnas semanales, no sé si habrá tenido repercusión o no, pero era uno de los pocos espacios ganados para el rock local y anexas. En el caso de la prensa nacional, sólo recuerdo a Víctor Roura en El Financiero y algún otro en aquella aventura llamada El Nacional.

¿Cómo eran las publicaciones de rock de décadas pasadas en comparación con las actuales? Los servicios de información eran menos inmediatos y algo más precarios. Eran pocas y ahora la oferta se multiplica con los blogs y las web zines. Ahora el espectro musical que se cubre es más diverso y mucho más visible hasta la escena más nueva y minúscula. No soy nada nostálgico, siempre he apostado por el ahora. Me gustaría más rigor periodístico, menos cultura de fan en la prensa seria (en los fanzines, eso se celebra, eh).

¿Recuerdas algún artículo que leíste y te haya impactado? ¿Puedes describirlo? El primer informe del nuevo pop español en Sonido, escrito por Rafael Tardio Zuasti en 1984. Todavía conservo el ejemplar. Recuerdo que de inmediato, sólo de ver las imágenes, me hice fan del Aviador Dro y de todos esos grupos estupendos que salieron en La Movida Madrileña. Convencí a un compadre de mi papá que viajaba seguido a España para que me trajera los discos. Bueno, me los consiguió en cassette.
También los artículos que escribía Jaime Keller sobre grupos post-punk en Sonido y la ya mencionada columna de Movimientos Alterados en Conecte.

¿En esta materia qué prefieres: el papel o la red? Sigo comprando revistas en papel, así que todavía lo prefiero. Sin embargo, mantengo al día mis bookmarks y archivos digitales de información musical vía feeds y antologías de artículos y reportajes que consigo en línea. Digamos que consumo por igual, papel y lo digital.

¿Crees que es benéfico que las franquicias de revistas norteamericanas, caso Rolling Stone o Filter tengan una versión nacional? No sé si esto sea benéfico o no, simplemente cubren las necesidades de cierto sector interesado en las cuestiones musicales que está anclado a ciertas marcas y contenidos. La tropicalización de propuestas que funcionan en otros mercados nunca me han llamado la atención, pero tampoco las descalifico a priori.

¿Qué tan importante es el presupuesto para hacer una publicación de rock que destaque? Bastante, aunque no es lo único que importa. Puedes hacer cosas grandiosas e interesantes sin mucho presupuesto, pero no por mucho tiempo. El mercado revistero es bastante cruel con propuestas que se salen de la norma y que difícilmente encontraran su nicho sin una inversión que apueste por ellas a mediano plazo.

¿De las revistas actuales, cuáles lees? Más que leerlas, colecciono revistas nacionales: sigo comprando los especiales de la historia del rock mexicano y la mayoría de las revistas musicales que se ofrecen en el stand revistero. De las extranjeras, me quedo con Rockdelux y Uncut.

Suena a Tijuana

Preview del documental Suena a Tijuana de Saulo Cisneros

La Zona Fantasma no. 50

Episodio 50 – playlist

la zona fantasma logo
1) Los Hermanos Dalton – “Hacia el huracán”.
2) Reina Republicana – “Qué nos va a pasar”.
3) Prin’ la lá – “Kiss the future”.
4) Acid House Kings – “Save it for the weekend”.
5) Fol Chen – “Cable TV”.
6) Broadcast – Still feels like tears.
7) Dancing Strangers – “Dead can dance”
8) Sixties Guns – “Cuts (X)”.
9) Glasmus – “Delirium”.
10) MP1000 – “Psychotic Scene”.
11) Latinsizer – When is love? (feat. MC Lyte).
12) Purity Ring – Fineshrine.

La Zona Fantasma en FB.
Podcast (stream  & download).

 

Zinerama TJ

We love TJ ZINES

zinerama TJ

http://www.facebook.com/ZineramaTj

 

Vas a leerme en Tierra Adentro

TEXTURAS URBANAS

Imagen

Las categorías y adjetivos calificativos, aún en nuestra sociedad de valores binarios tan arraigados, ya no sirven de nada; han devenido en algo irrelevante o reduccionista: no explican ni nos ayudan a comprender grandes cosas. ¿Le pondremos un like en Facebook, una estrella en Instagram, marcaremos eso como favorito en Twitter? Hablar, entonces, de la fotografía de paisajes y ambientes se torna una oportunidad para llenar el vacío de nuestra subjetividad acrítica y, de algún modo, permite una discusión entre el espectáculo y lo postmediático
En su serie Texturas Urbanas, la fotógrafa tijuanense Mónica Arreola nos propone una serie de imágenes que describen las diferencias geográficas, los contrastes en los paisajes urbanos e irregulares, los espacios vacíos y las vialidades de una forma naturalista, espontánea y etérea. El espacio que vemos en estas imágenes ambientales, lo han dicho tantos, no es un producto terminado ni fijo.
¿A qué nos remontan? ¿Cuáles son las semejanzas y sus diferencias con lo que queremos creer (re)conocer? ¿Podemos descubrir en ellas a una Tijuana distinta a esa estética llena de clichés fronterizos –El Bordo, la valla que cruza la playa, los monumentos que reifican una identidad constreñida por discursos conservadores que niegan su liquidez innata— retenida en el inconsciente colectivo nacional?
Imagen

¿Podemos descubrir esa otra narrativa viva de la ciudad o por lo menos intuirla en
su intenso significado expresivo (Kevin Lynch dixit? Si observamos con cuidado,
detenidamente y sin ese furor por lo habitual y repetido hasta el hartazgo, las fotos
de Mónica Arreola nos dan un par de pistas, activan nuestra memoria y nos dejan
intentar atrapar, de algún modo, esas historias que no se nos cuentan: la vida ahí
explicada y entendida como una panorámica de cielos abiertos o brumosos bajo
los cuales lo que existe, es lo que vemos. Un still de vida fronteriza, un instante
casual en el dinamismo de lo urbano, tan cambiante y contrastante, acelerado y
rugoso de Tijuana. Una mirada atinada, un hallazgo.
Ya Roger Brunet nos decía que la palabra paisaje, entre lo restrictivo de su uso o el análisis de criterios múltiples, acababa por significar nada. Nuestra mirada no afecta al paisaje, es éste quien perturba nuestra diletante o apurada subjetividad y nos atrapa con el anzuelo del encuadre perfectamente lógico entre nuestro ojo y el horizonte. ¿Qué historias nos cuentan estos paisajes atrapados por y en la fotografía? Arreola captura todo eso que (todavía) no se ha convertido en una postal para turistas. Estamos siendo testigos de otra mirada que no es la nuestra, un corte que edita y ajusta la realidad, una traducción con una carga de ecos muy particular, con ciertas emociones, motivos y preconcepciones actuando ahí. Fijadas allí.

Imagen
Teóricamente, el paisaje no nos dice nada concreto, somos nosotros los que a través del lenguaje razonamos y hacemos cualquier tipo de formulaciones sobre el mismo. El paisaje nos da indicios que pueden, si son bien interpretados, convertirse en signos que adquirirán algún sentido. Sin embargo, a nivel afectivo interpretamos el paisaje de acuerdo a nuestro bagaje y aunque nuestra mirada no haga una clara relación, siempre intuimos que hay algo que completar, un “allá” que no se nos muestra y que podría cambiar nuestra idea de la realidad, esa construcción social que nos ayuda a conservar, proteger o modificar lo que queremos/creemos ver. Así, las máquinas en pausa que ayudarán a realizar los movimientos de tierra para la construcción de un nuevo fraccionamiento, la
multitud de viviendas estándar con techos de dos aguas perdidas en la bruma, la
contemplación de lo playero que algunos desconocen que existe en la ciudad, la
incertidumbre climática que impide ver la frontera, la carretera y sus accidentes se
refieren a algo más que lo evidente, son parte de un reflejo en segundo plano que sirve de base para la actividad simbólica —la fotografía, en este caso— que busca repensar el imaginario y a una estética planteadas desde su condición fronteriza y los problemas que esta conlleva. El paisaje urbano de la city nos (des)miente.

*Texto publicado en la revista Tierra Adentro no. 179 (dic. 2012 – marzo 2013) para acompañar el ensayo fotográfico de Mónica Arreola.

Corazón abollado

 

 

Mensajes Urbanos

20130131-161740.jpg

Imagen by rs

We love you, Momus

(per)versiones

Momus, el gran ironista que pone todo en su sitio. Ahora sí sabemos dónde estamos, Bowie.

No pasar

Precaución

20130131-161521.jpg

Imagen by rs

  • Páginas

  • CN SAYS




    Aquí nos encontramos los que escupimos y cupimos, los que dejan abierta la puerta y sonríen como farolitos. What’s happen now? [sic] Alguien tenía que poner on-line el cruel circo de anuncios fortuitos. Detonar la bomba, porque sí y porque ya no hay tiempo para agobiarse, la pena ajena nunca fue un pretexto, tan sólo un yield de liga intertextual. Una falsa esperanza. Cómplices, cercados, envueltos en celofán y cristal, arropados por la inconsciencia, bendecidos por el alcohol y esa cosa siniestra [voluntad propia]. ¿Vamos a explotar o qué? Necesitamos algo más que inseguridad, necesitamos dinamitar la ciudad. (Ubertrip, Moho 2003)


  • julio 2019
    D L M X J V S
    « Ago    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  • MICROTEXTOS

    • Eras el rey del glam. 4 years ago
    • 328. Por ejemplo, hoy me siento enojado contigo, con la circunstancia de tu viaje sideral. Tsss 5 years ago
    • 327. Busco en la bandeja de entrada algún rastro de ti y me encuentro con un abrazo tuyo de finales de 2007. Lo tomo de nuevo. 5 years ago
    • 326. ¿Life goes on? ¿Qué prisa tienes en dejar de sentir? 5 years ago
    • 325. A empty Absolut bottle, una fila de hormigas, calcetines sucios. Alguien llora en el baño. No alcanzas a ver: alguien ha roto el espejo 5 years ago
  • Entradas recientes

  • Comentarios recientes

    rs en del viernes
    mercadeo en linea en Apropiacionismo poroso
    Frases Para Reflexio… en Mensajes post-irónicos
    rs en un anticipo de lo que ven…
    Elizabeth Fiusha en un anticipo de lo que ven…
  • Posts Más Vistos

  • Categorías

  • CN ARCHIVES

  • El pasado inmediato

  • Meta

  • LA ZONA FANTASMA radio show

  • Anuncios